Redacción Gedesco | 31 Octubre 2014 | Consejos para empresas

3 formas de financiarse sin bancos

financiación-liquidez-pagarés-gedesco-alquiler-mercado-bursatil-vehículos

De un tiempo a esta parte ir a un banco a pedir financiación se ha convertido en un auténtico suplicio para muchos. Y es que por mucho que nos empeñemos en ponernos nuestras mejores galas y la colonia más cara que tenemos en casa, al pedir financiación bancaria la respuesta, a menudo, es la misma, “lo siento pero no podemos concederle el dinero”.

Pues bien, el banco no es la única opción si quieres obtener liquidez para tu empresa. Existen otras posibilidades que igual no te has planteado pero que pueden darte ese “sí” que tanto necesitas. Hoy te traemos tres modalidades de financiación con las que no es necesario acudir a la banca.

Más liquidez con el adelanto de facturas y de pagarés

Dos técnicas cada vez más utilizadas por las empresas y para las que no es necesario acudir a un banco son el factoring y el descuento de pagarés. Ambas opciones nos suponen adelantar los pagos de nuestros clientes, obteniendo liquidez más rápida. Existen entidades financieras no bancarias especializadas en este tipo de servicios, como es el caso de Gedesco.

La bolsa de los más pequeños

Obtener financiación a través de la bolsa no solo está al alcance de los más grandes, ya que existen opciones como el Mercado Alternativo Bursátil (MAB) que se centran en las pymes y les ofrecen la posibilidad de captar capital, tanto en su fase de inicio como para acometer procesos de expansión.

Si no puedes comprar, ¡alquila!

Cuando necesitamos liquidez para comprar determinados activos como flotas de vehículos, equipos informáticos o maquinaria específica, no siempre tenemos que recurrir a la compra. Históricamente el alquiler es algo que en España no tenemos muy arraigado y que sin embargo puede traernos muchas ventajas a nivel económico, desde el ahorro por contratar un alquiler en lugar de realizar una compra a la amortización de los activos.

El renting es la opción en la se lleva a cabo un alquiler clásico por el que se realiza un pago determinado por el uso de un activo durante un período de tiempo. Esta opción tiene además ciertas ventajas fiscales como la deducción del IVA, del Impuesto de Sociedades y del I.R.P.F.

Igualmente, si todavía tenemos dudas sobre si nos inclinamos más por el alquiler o por la compra siempre podemos optar por el alquiler con opción a compra o leasing.

Otras noticias de interés

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.