Redacción Gedesco | 29 Agosto 2013 | Consejos para empresas

Consejos para financiar tu negocio cuando estás empezando

Financiar tu negocioLa financiación es siempre uno de los caballos de batalla para los emprendedores. Por eso, hoy queremos ofreceros unos prácticos consejos para poder encarar esa importante fase de cualquier proyecto que es la financiación del negocio que se va a emprender.

Con la crisis de liquidez que vivimos es importante encontrar maneras de financiación que no estén sujetas a los vaivenes de la economía. Existen varias, pero hay que encontrar la que mejor se adapte a lo que cada emprendedor necesita y a cada etapa del proyecto.

Alternativas a la financiación tradicional

El crowdfunding es una opción muy en alza que se basa en el sencillo principio de que una inversión entre muchos pocos tiene más ventajas que una entre pocos muchos. Como ya os contamos hace poco, existen numerosas plataformas de financiación colectiva en Internet, incluso especializadas en diferentes sectores. Gracias a ellas se han podido financiar desde películas como El Cosmonauta a proyectos tecnológicos como Wattio.

Pero no todo el mundo es partidario de esta opción por parecerles algo irrealizable. En ese caso deberás encontrar un ángel de la guarda. Con este término se empieza a conocer a los familiares y amigos que ponen su dinero a disposición del emprendimiento de un ser querido. Esta modalidad pone de manifiesto el eterno debate sobre la idoneidad de mezclar amigos/familia y negocios. Para otros, contar con la confianza de tu círculo más cercano es un aval a la hora de convencer a inversores externos.

Cuidado con los inversores que sólo quieren dinero

Pero claro, una vez que esos inversores externos están convencidos surge el típico dilema de qué papel van a jugar en nuestra empresa. Si la idea, el plan de negocio y el esfuerzo son tuyos, no renuncies a reservarte una importante parcela de poder en la toma de decisiones. Es cierto que el dinero es de otra persona, pero los expertos suelen recomendar huir de aquellos inversores que sólo van al olor del dinero.

Un buen inversor es aquel que también aconseja, echa un cable y toca a las puertas a las que el emprendedor no llega, bien porque no conoce todavía el sector o porque no tiene los contactos necesarios. Por eso, es muy aconsejable que ese inversor haya sido antes emprendedor. Si ve en ti reflejado lo que hacía en sus inicios será mucho más fácil que surja la empatía.

Preparación previa a la búsqueda de inversores

No obstante, antes de todos estos pasos, tenemos que hacer una buena preparación previa. Es  necesario conocer muy bien nuestro proyecto, creer en él y estudiar el sector y la competencia, de forma que conozcamos si puede funcionar y ser escalable, y podamos contestar a cualquier pregunta que nos hagan los posibles inversores. Es fundamental conocer el dinero que necesitamos y los gastos que tendremos.

Por último, si nos decidimos por un inversor externo es necesario que, una vez seleccionado quien puede ser ese posible inversor, debemos conocer bien su experiencia e inversiones anteriores.

Otras noticias de interés

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.