Redacción Gedesco | 16 Septiembre 2016

Cómo financiarse sin sumar CIRBE

Servicios financieros que no suman riesgo bancario

Muchas empresas necesitan obtener créditos para financiar sus proyectos. Sin embargo, los cauces tradicionales para conseguirlos añaden riesgos bancarios que son registrados por las entidades crediticias. Una de las bases de datos más conocidas es la CIRBE. La Central de Riesgos del Banco de España, es una base de datos donde se registran todos los préstamos que tiene una empresa. Si una compañía no consta en la CIRBE significa que no ha pedido ningún préstamo, o que ha conseguido el dinero por otras vías que no quedan registradas en este tipo de bases de datos.

El relación con lo anterior, es muy importante para una empresa conseguir liquidez sin entrar en este tipo de registros, porque le permitirá acudir a los cauces tradicionales sin que hayan detectado otros riesgos bancarios que puedan limitar las opciones de concesión. Obtener dinero sin sumar CIRBE es una forma de conseguir la liquidez necesaria para la evolución de una empresa, manteniendo abierta la posibilidad de solicitar un préstamo a un banco con garantías de que nos lo concedan.

Para entenderlo aún mejor, lo explicamos con un caso del día a día. Muy sencillo: si una persona tiene tres créditos con un banco, es probable que, al solicitar el cuarto, el banco le diga que no. Si, previamente, ha conseguido dinero sin que el banco detecte riesgos anteriores, entonces sí habrá una concesión del préstamo.

Soluciones de financiación sin CIRBE

Dicho lo anterior, ¿qué soluciones financieras no suman CIRBE?

  • Factoring. Uno de los servicios financieros más utilizados y eficaces. Con él, una empresa puede adelantar el cobro de las facturas que otras compañías tienen pendiente de pago. En el proceso intervienen tres figuras, que son la empresa cedente, la factor y la cliente. La cedente es la que contrata los servicios de factoring a la empresa factor. Esta compañía adelanta el dinero de cualquier factura pendiente y se hace responsable del cobro de esa factura al cliente. Se consigue dinero sin sumar CIRBE debido a que no son préstamos, sino cesiones o adelantos por parte de la entidad factor a la empresa cedente. La empresa factor se hace responsable del cobro de las facturas pendientes con los clientes, y asume el riesgo comercial, en el caso de que se apueste por el factoring sin recurso.
  • Factoring internacional. Este es otro tipo de cesión de facturas, pero que se realiza cuando la empresa cedente emite facturas hacia clientes fuera de su territorio. Además de obtener liquidez, se facilitan todas las gestiones derivadas del cobro de facturas en el exterior, al eliminarse barreras idiomáticas o de conversión de moneda.
  • Confirming. Esta operación, muy parecida al factoring, se basa en que es la empresa cliente la que le ofrece a su proveedor la posibilidad de adelantar el cobro de facturas pendientes de abonar. Esto se da cuando el cliente le confirma a la cedente que va a haber un retraso en el pago, pero que puede acogerse al confirming. Esta operación tampoco suma CIRBE, debido a que solo es un adelanto del dinero, y además de esta manera se evita el pago del impuesto AJD (Actos Jurídicos Documentados).
  • Descuento de pagarés. Esta operación permite que una empresa obtenga la liquidez que precisa, independientemente de la fecha de vencimiento marcada en el pagaré. Aunque este sea a sesenta días, la compañía puede adelantar el cobro al descontar el pagaré con una entidad financiera.

  • Préstamos de inversión. Estos préstamos de financiación se amortizan en un periodo de seis meses a un tipo de interés del 0%, únicamente con una comisión inicial que depende del perfil de riesgo de cada cliente. Son préstamos orientados a financiar los proyectos de cualquier empresa y tampoco suman CIRBE.

 

Este artículo pertenece a la categoría: