Redacción Gedesco | 6 Junio 2014 |

La financiación no bancaria avanza a pasos agigantados

financiación-alternativa-crecimiento-empresas-bancaria

Como ya hemos comentado en alguna ocasión, una forma de financiación diferente a la que conocíamos hace años se está abriendo paso como la espuma: la financiación alternativa. Y es que en función de la economía de la que estemos hablando, se puede apreciar cómo esta otra alternativa a los bancos de toda la vida tiene cada vez mayor peso.

De hecho, según revela el Financial Stability Board (FSB), este tipo de financiación mueve a nivel mundial 51 billones de euros que representan más de un 20% de los activos financieros.

El por qué de este crecimiento

Pero si algo nos puede enseñar la vida, es que las cosas no pasan por que sí, sino que siempre esconden uno o varios motivos. El primero de estos motivos radicaría por supuesto en la escasez de liquidez. Antes, cuando una empresa, ya fuera grande o pequeña, iba a un banco a pedir financiación y no la obtenía, no tenía otro remedio que apretarse el cinturón al máximo o echar el cierre. De hecho, como todos sabemos, el flujo crediticio bancario se ha visto reducido sustancialmente en los años posteriores a la crisis y todavía está lejos de recuperarse, debido a que los bancos tienen que sanear al máximo sus balances para cumplir los requisitos de Basilea III.

De ahí que sean necesarias otras formas de financiación aparte de la bancaria para ofrecer a hogares, y sobre todo a empresas, la liquidez necesaria para avanzar en la senda de la recuperación económica.

El segundo motivo principal de este crecimiento de la financiación no bancaria se basa en la diversificación. Un concepto que bien se puede aplicar a cualquier aspecto empresarial, pensando en la diversificación no solo de financiación, sino también de clientes, de proveedores o de inversión, para disminuir el riesgo.

Países con mayor financiación alternativa

Los líderes indiscutibles en lo que a financiación no bancaria se refiere son Holanda y Estados Unidos.  La proporción entre financiación bancaria y no bancaria es muy diferente en nuestro país en comparación con países de nuestro entorno y por supuesto con estos líderes en financiación alternativa. Mientras que en economías como la americana la financiación no bancaria está en torno al 80%, en España este tanto por ciento corresponde a la financiación bancaria. También con este exceso de dependencia bancaria está el Reino Unido, cuyo sector financiero se basa casi en su totalidad en la banca.

Sea bancaria o no bancaria, lo más importante a día de hoy para las empresas es recuperar el flujo de liquidez, por tanto, todo mecanismo que ayude a este objetivo será bien recibido por la economía, ¿no crees?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.