Redacción Gedesco | 7 Mayo 2016

La financiación, clave para que las empresas alcancen el éxito

La financiación, clave para que las empresas alcancen el éxito

Para que una empresa pueda desarrollarse y crecer es fundamental que invierta. Una compañía debe planificar sus acciones a medio y largo plazo, estudiar nuevos mercados, nuevas líneas de negocio… En definitiva, debe explorar de forma constante oportunidades que le permitan aumentar su rentabilidad. Esto, lógicamente, cuesta tiempo y dinero. Lo primero lo resolveremos con una eficiente gestión de los recursos humanos. Lo segundo lo obtendremos a través de fuentes de financiación, que nos permitan contar con liquidez para coordinar inversiones que consideremos que pueden aportar rentabilidad a largo plazo.

Por lo tanto, contar con financiación es clave para conseguir el éxito. En primer lugar, porque la financiación en sí misma, es un hito exitoso. Si una entidad financiera apoya el proyecto de una empresa aportando el capital necesario, significa que la considera una empresa solvente, con una idea viable y rentable. Por lo tanto, es un valor en sí mismo el haber conseguido financiación. Significa que la organización va por el buen camino.

El I+D es clave. Y necesitarás financiación

La inversión en investigación y desarrollo es clave para diferenciarse de la competencia. Las soluciones innovadoras o patentes, obtenidas tras ese proceso de investigación, nos permitirán ofrecer los mejores productos y servicios al mercado.

El principal problema reside en que la inversiones en I+D tiene costes elevados, y requieren de un tiempo suficiente para que la investigación pueda llegar a conclusiones positivas. Esto significa que las empresas que invierten en I+D deben tener la liquidez suficiente para mantener el proceso de investigación durante el periodo que sea necesario, sin que el resto de la empresa se resienta. Por tanto, para invertir en investigación y desarrollo es básico contar con financiación, que nos permite invertir sin poner el riesgo el flujo de caja.

Financiación para no perder ninguna oportunidad

Una empresa competitiva, y en constante búsqueda del éxito debe estar atenta a las posibles oportunidades de negocio que puedan surgir. Una ampliación del nicho de mercado, una nueva tendencia empresarial, conseguir llegar a un mayor público objetivo,… Son retos que una organización debe tener en su agenda.

Para afrontar estas nuevas inversiones, es importante que la empresa cuente con la liquidez suficiente en todo momento, sin tener que esperar. De ahí que sea primordial contar con soluciones de financiación activas, que permitan obtener liquidez con rapidez y no requieran de papeleos y  burocracia, pues ralentizarán el proceso. Y hay oportunidades que no pueden esperar, y en las que ser el primero resulta un factor fundamental. Para ellas, el factoring se posiciona como una de las soluciones financieras más eficientes, pues permite contar mes a mes con el dinero de las facturas emitidas, independientemente de cuándo pague el cliente. Un caso similar lo viven muchas empresas que reciben un pagaré como título de pago. Una fórmula completamente legal, pero que puede dificultar el equilibrio financiero de una corporación, al tener que esperar hasta la fecha de vencimiento del título para cobrar. Si esto ocurre, se puede optar por descontar el pagaré, resolviendo con antelación el cobro de las cantidades adeudadas en ese título.

Financiación, clave para la gestión de recursos

Una correcta o incorrecta estrategia financiera afectará a las inversiones empresariales anteriormente mencionadas. Pero, además, también puede afectar a la gestión de los recursos, ya sean técnicos o humanos.

Las empresas se componen de personas. Una compañía en constante búsqueda de crecimiento deberá contar con profesionales que desarrollen bien su trabajo, y aumentar el personal en función de las necesidades, abriendo nuevos departamentos y  áreas de negocio, si fuera necesario.

De igual manera, todas las decisiones estratégicas que se tomen, como el aumento de maquinaria, material para la empresa, etc., requerirán de dinero para poder llevarlas a cabo. La financiación, de nuevo, se posiciona como un eje fundamental en la estrategia de negocio, para facilitar este tipo de compras y, en consecuencia, el crecimiento y el aumento de las ventas.

Pongamos un ejemplo más concreto. Invertir en nueva maquinaria que optimice el proceso o lo mejore, se traducirá en más ingresos y más clientes satisfechos, pero para ello hace falta una inversión inicial. Dependiendo del sector, esta inversión será más o menos elevada. De nuevo será necesario recurrir a financiación para no poner en riesgo la contabilidad empresarial del día a día.

Lo mismo ocurre con los trabajadores. Desarrollar una línea de negocio, contratando profesionales que la desarrollen y pongan en marcha, será una oportunidad para llegar a más mercados y, por tanto, crecer y tener más beneficios. Pero sin una estrategia financiera adecuada no será posible asumir estos retos.

Por tanto, la financiación de una empresa marca su desarrollo y crecimiento. Contar con una buena financiación permite a la empresa invertir para lograr el éxito.

Este artículo pertenece a la categoría: