Redacción Gedesco | 24 Febrero 2014 | Consejos para empresas

En busca de una financiación alternativa

Beneficios financiación alternativa

Que un banco no nos conceda un crédito no es el fin del mundo. Atrás quedaron los años en los que acudir a un banco podía suponer la supervivencia o el declive de nuestra empresa. La disminución del flujo crediticio por parte de los bancos ha hecho que tengamos que ver más allá de este tipo de financiación.

Y es que en la actualidad obtener un préstamo bancario puede convertirse en un imposible. Las empresas pequeñas suelen tener bastantes dificultades para obtener financiación bancaria debido a la mayor inestabilidad con las que se les identifica.  Sin embargo, las grandes empresas tampoco son ajenas a esta escasez del crédito bancario, ya que al necesitar mayores cantidades de inversión, su concesión suele ir acompañada de grandes trabas. De hecho, en el último informe publicado por el INE en lo que se refiere a la financiación de las empresas, en mayo de 2011, se estimó que el 25% de las empresas no financieras que solicitaron un préstamo a lo largo del año anterior, no pudieron obtenerlo.

¿Qué hacer entonces? Tan simple como acudir a la financiación no bancaria.

Por qué buscar otros métodos de financiación

España es un país en el que casi el 80% de la financiación empresarial se realiza a través de bancos. Sin embargo, poco a poco ya se van conociendo otras vías de financiación alternativa. Desde entidades no bancarias que ofrecen créditos o préstamos, hasta el crowdfunding, pasando por la financiación a través del factoring o de los bonos corporativos.

Cualquiera que esté al mando de una empresa es consciente de los efectos negativos que puede ocasionar depender de un solo proveedor para un determinado servicio. Pues bien, cuando se trata de un proveedor de capital puede suceder algo parecido. Si utilizamos una única fuente de financiación y esta falla, podemos dejar en una situación límite a la empresa de la que estamos a cargo.

De igual modo que cuando adquirimos un determinado bien o servicio miramos y comparamos varios precios, también es aconsejable que analicemos todas las posibilidades de financiación que están a nuestro alcance. De este modo, podremos seleccionar la que mejor se ajuste a nuestra situación en cada momento concreto. Si lo que buscamos es una gran inyección de capital para realizar una inversión, puede que nos interese la creación de bonos corporativos, pero si lo que tenemos es un problema puntual de liquidez por el retraso de unas facturas, deberíamos elegir el factoring.

A la cola en financiación no bancaria

En países como Estados Unidos, la financiación a través de otros medios que no sean los bancos está alrededor del 70% del total de la financiación empresarial. De hecho, en la propia Unión Europea países como el Reino Unido con más de un 30% de financiación empresarial bancaria, Francia con alrededor del 45%, o Alemania con más de la mitad, confían más que nosotros en otras vías de financiación.

Por ello, parece que ya va siendo hora de que en España comencemos a confiar más en otras formas de financiación alternativa y disminuir nuestra dependencia de los bancos. ¿No crees?

Otras noticias de interés

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.