Redacción Gedesco | 24 Junio 2016

Cómo fidelizar clientes, sin coste

Fidelizar clientes al menor precio

Nos encontramos en un entorno tremendamente competitivo, en donde es primordial conseguir nuevos clientes y crecer. Pero, para que ese crecimiento sea sostenido, también necesitamos mantener los clientes que ya tenemos. Esto se llama fidelizar clientes, y a continuación facilitamos algunas técnicas para conseguir retener y mantener satisfechos a aquellos que nos realizan compras de productos o contratan nuestros servicios.

Cómo fidelizar clientes, sin coste

Técnicas para tener satisfechos a nuestros clientes

  • Si un cliente actual pide presupuesto para ampliar un servicio, rebaja el precio final. Mostrarás compromiso con él, y favorecerás una relación de confianza a largo plazo. Abrirás la puerta a nuevas ampliaciones de pedidos, y dejarás un poso de positividad hacia él con este gesto.
  • Plantea ofertas adicionales a los servicios que ya tienen. Te generarán negocio, y ellos sentirán que les estás ofreciendo ayuda y que estás atento a sus necesidades. Explícale que consideras que es interesante para él que amplíe la contratación de algunos de tus servicios, destacando que plantearías en cualquier caso un precio especial, al ser ya cliente.
  • Envía un cuestionario para que valoren anónimamente tus productos o servicios. A veces no nos gusta escuchar críticas, pero es la única manera de mejorar. En primer lugar, te permitirá saber de primera mano qué es lo que no estás haciendo bien, y qué tienes que mejorar para no perder clientes. Y, por otro lado, ellos percibirán que te preocupas por mejorar el servicio o producto y que, por tanto, eres una empresa con altas dosis de profesionalidad que cuida los detalles y a sus clientes. En este sentido, y dependiendo de tu ámbito de actuación, también puede ser interesante la contratación de un servicio de CRM que permita conocer esta información a través de la relación diaria que las empresas tienen con tus diferentes departamentos (comercial, marketing, atención al cliente, postventa, etc.). Esta última no es gratuita, pero lo cierto es que, a partir de cierto volumen de facturación, puede generar un retorno interesante.
  • Pon en contacto a dos clientes de distintos ámbitos, pero que puedan hacer negocios entre ellos. No te cuesta nada enviar un correo electrónico para ponerlos en contacto, y sin embargo facilitarás el networking entre ellos y la generación de nuevo negocio.
  • Envía detalles en sus cumpleaños personales o efemérides (si su empresa cumple años, si amplió cierta línea de negocio hace cinco años, etc.) Aunque suena arriesgado, trátales como amigos. ¿Dejarías de felicitar o llamar a un amigo que ha ampliado su negocio y se ha cambiado a una oficina más grande? No pases por alto este tipo de situaciones, porque estarás presente en momentos positivos de su vida profesional, con lo que quedarás en su subconsciente relacionado con experiencias positivas.
  • Al hilo de lo anterior, no dejes pasar la oportunidad de felicitar Navidades, Año Nuevo y otro tipo de fechas.
  • Algo que no es muy común, y que también puede ser interesante, es felicitar o mostrarte cercano en momentos que no son tan habituales. Juega con el punto de inesperado o factor sorpresa, al felicitar a un cliente por la llegada del verano, con un simple decálogo de recomendaciones sobre cómo organizar el trabajo para tener unas vacaciones tranquilas, por poner un ejemplo. Crea una pequeña presentación online en el Día Mundial del Medio Ambiente, y envíala a tus clientes explicando por qué es buena idea cuidar el papel que gastamos, por poner un ejemplo. Cuestiones, con las que cualquier persona estará de acuerdo, y que de nuevo permitirán ligar tu marca a valores positivos.
  • Envía noticias de su sector. Imaginemos que fabricas juguetes de madera para una gran cadena juguetera. Haz, cada cierto tiempo, una sencilla búsqueda en Google, sobre últimas tendencias en el sector de los juguetes, o similar. Y envíala a tu contacto habitual dentro de la empresa cliente. Una acción que apenas te llevará dos minutos, y que facilitará que la otra persona te tenga en mente y le ofrezcas un valor añadido desinteresado. Quizás no lo necesita, pero verá que estás pendiente y que te acuerdas de él.
  • Invítales a eventos que te hagan llegar, de tus propios distribuidores y colaboradores. Dependiendo del sector en el que nos encontremos, puede ser común que se celebren fiestas, aniversarios, encuentros de proveedores, etc. O que te faciliten entradas para un concierto, teatro, etc. Si una marca con la que trabajas te invita a algún evento, ofrece la asistencia a uno de tus clientes que creas que pueda estar interesado. Volvemos a ejecutar una acción positiva, que nuestro cliente verá con muy buenos ojos y como un detalle, y a nosotros nos costará cero euros.
  • Si trabajas con muestras que te hacen llegar tus proveedores, guarda algunas para tus clientes. Que ellos perciban que te preocupas por hacerles llegar pruebas de productos en los que puedan estar interesados, pero de forma gratuita. Es, de nuevo, un simple detalle, pero que facilitará que el cliente se sienta confortable contigo y/o en tu espacio de venta.
Este artículo pertenece a la categoría:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.