Redacción Gedesco | 13 Mayo 2015 |

El Factoring se consolida como fórmula de financiación para exportar

El Factoring se consolida como fórmula de financiación para exportar

Una de las modalidades o variantes del factoring más conocidas es el factoring de exportación. Esta modalidad ofrece interesantes ventajas para aquella empresa que va a iniciar operaciones en el exterior. Internacionalizarse es una operación que requiere de una importante inversión y la apertura de nuevos procesos que, lógicamente, tienen un coste. Por tanto, es un momento crucial en una pequeña o mediana empresa, en el que no puede haber desajustes fuertes entre ingresos o gastos. Más bien todo lo contrario. Necesitará, más que nunca, de liquidez para afrontar las inversiones que sean necesarias y asegurar el éxito de las operaciones en un nuevo mercado geográfico. Para cumplir este objetivo, es de gran ayuda la mencionada modalidad de financiación. Lo certifican los últimos datos presentados por Factors Chain International (FIC), lo que sería la organización mundial que engloba a las empresas dedicadas al factoring.

Según los datos aportados por FIC, y que han sido presentados recientemente, el factoring transfronterizo en España aumentó en un 5,54% durante el año pasado. Cuando hablamos de factoring transfronterizo nos estamos refiriendo, precisamente, a la modalidad utilizada para aportar liquidez a empresas españolas con actividad o exportadora o importadora.

Según este mismo estudio, el factoring ha crecido considerablemente en el sector de la energía, gas y agua, en donde se ha registrado un aumento del 33% en 2014, en comparación con la utilización de esta misma modalidad en el año anterior. Otros sectores de vital importancia, como la industria de la manufactura, o los sectores relacionados con la logística, también crecieron: un 19% y un 33% respectivamente. Importante destacar que estos últimos datos hacen referencia a la evolución positiva durante 2014 del factoring como concepto de financiación para empresas a nivel general, no sólo para aquellas que tengan como finalidad exportar o importar.

Efectos positivos del factoring de exportación

Vamos a explicar a continuación, de forma más exacta, cuáles son las ventajas que una empresa exportadora puede encontrar al acogerse al factoring de exportación como fórmula para financiarse. En primer lugar, aclarar que este tipo de financiación consiste en adelantar el cobro de las ventas, de manera que se produce una cesión de los créditos comerciales que tiene el exportador, en favor de una entidad que pasa a ser el beneficiario de los efectos y el encargado de gestionar el cobro.

Una vez explicado el concepto: ¿qué ventajas tiene en concreto el factoring de exportación? Como hemos explicado al inicio de este artículo, una empresa que está pensando ampliar mercados y entrar en otro país, necesita acometer importantes inversiones para conseguirlo. Es un momento crucial, en el que toda ayuda es poca. Algunos mercados internacionales pueden ofrecer ciertos riesgos de cobro, de manera que se produciría un desequilibrio de caja, derivado de algún impago o tardanza en el abono de facturas. El factoring de exportación elimina estos riesgos por completo, al ceder la gestión y cobro de las cantidades de sus deudores.

¿Qué consigue con esto la empresa que exporta? En primer lugar liquidez. En un momento que, insistimos, es de vital importancia para el devenir de la compañía. Este dinero llega de forma inmediata, sin necesidad de tener que esperar fechas de vencimiento, posteriores aplazamientos o la generación de una deuda recurrente que lastre la evolución de la empresa en el exterior. De este modo, se eliminan los riesgos de insolvencia y se sanean las cuentas, al eliminar cargos en la cuenta de acreedor de nuestro balance empresarial.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.