Redacción Gedesco | 5 Febrero 2014 |

¿Cómo han evolucionado los impagos en los últimos meses?

Evolución de los impagos en 2013

El riesgo de impago, junto con el débil consumo que todavía tenemos los españoles son dos de las sombras que se ciernen sobre las empresas de nuestro país, y que afecta a grandes y pequeñas. Uno de los problemas de los impagos es que pueden convertirse en círculos viciosos,  de manera que si un cliente deja de pagar a una empresa, esta no tenga liquidez para pagar a sus proveedores y estos a su vez no puedan hacer frente a sus pagos. Se trata de una pelota que puede ser cada vez más y más grande en función del número de  agentes que intervengan en un proceso productivo determinado y de la situación económica de cada uno de ellos.

Pues bien, hemos querido hacer un breve análisis de la evolución de los efectos comerciales impagados de las entidades de crédito en nuestro país a lo largo del último año, teniendo en cuenta que el último mes del que se tienen datos disponibles es noviembre del 2013.

¿Hay muchos impagos de las empresas a las entidades bancarias? ¿Quieres ver el resultado?

Los efectos comerciales impagados en el 2013

Analizando el número de impagados, podemos apreciar que el número de efectos comerciales impagados se ha estabilizado desde junio del 2013.

Sin embargo, no solo nos interesa cuántos efectos comerciales no se pagaron durante este espacio de tiempo, sino también, qué proporción representan estos sobre el total de efectos comerciales que vencían cada mes. Este porcentaje, que se movió en el intervalo del 3 y el 5%, irá diminuyendo progresivamente si los impagos disminuyen en mayor proporción que el total de vencimientos.

No solo importa la cantidad de efectos comerciales impagados, sino también qué cantidad abarcan. En este sentido, se puede apreciar que desde abril del pasado año se ha ido reduciendo progresivamente este importe de impagados y que la tendencia es que siga disminuyendo.

Cómo reducir los impagos

Un empresario que esté al frente de un negocio seguro que más de una vez se ha visto en la tesitura de no poder realizar un pago en un momento concreto sabiendo que tiene pendientes de cobro algunas facturas de sus clientes. Y es que la mayoría de las veces estas facturas se emiten a 30, a 60 o a 90 días y no se dispone de liquidez hasta que se cobren. En este sentido, existen algunos mecanismos como el factoring, con el que poder disponer de liquidez al finalizar un servicio a un cliente y poder afrontar los pagos a las entidades bancarias.

De este modo, podrás evitar formar parte de estas estadísticas en el futuro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.