Redacción Gedesco | 3 Octubre 2014 | Consejos para empresas

Más flexibilidad para evitar los concursos de acreedores

concurso acreedores-flexibilidad-financiación-empresas-subsistencia-empleo

Para muchas empresas en España el concurso de acreedores es la única salida posible para dejar de acumular pérdidas mes a mes. Y es que desde enero hasta agosto se han registrado más de 4.000 concursos de acreedores en nuestro país. Pese a ello, si lo comparamos con el año anterior en el mismo periodo, sí que se ha producido una mejora sustancial.

Precisamente para que los concursos de acreedores no solo continúen esta tendencia, sino que se disminuyan aún más todavía, se han puesto en marcha nuevas medidas en la ley en materia concursal. Y es que uno los cambios que se han realizado en esta ley se basa precisamente en la idea de fomentar al máximo la viabilidad de las empresas con problemas financieros y su subsistencia, ya que ellas son las principales generadoras de empleo. ¡Veamos cuáles han sido esos cambios que se han puesto en marcha!

Mayor flexibilización

Se extienden las facilidades aprobadas en fase preconcursal a la concursal con lo que se quiere fomentar que los acreedores puedan poner en marcha mecanismos que permitan la continuidad de las empresas, como las quitas o la convertibilidad de deuda en capital.

En lo que se refiere a los créditos privilegiados, se establecen cuatro tipos diferenciados: acreedores laborales, públicos, financieros y el resto. Además se hace una redefinición de los créditos con privilegio especial, considerándose como el 9/10 del valor razonable del derecho o bien sobre el que se ha constituido la garantía.

Cambios relativos a la liquidación

También se han realizado modificaciones en lo que a la liquidación se refiere, cuando no quede más remedio que ponerla en marcha. El objetivo fundamental es facilitar el traspaso de unidades productivas.

Para ello, entre otras medidas, a través de esta ley se permite que el deudor pueda transmitir contratos y licencias sin el consentimiento de terceros, así como unidades productivas libre de obligaciones de pago preexistentes, salvo algunas excepciones como los salarios o las obligaciones a la seguridad social. Asimismo, el deudor podrá vender unidades productivas en garantía sin consentimiento del acreedor, siempre y cuando la persona que adquiera estas unidades productivas ocupe el lugar del deudor o se quede con el valor de la garantía.

Todo ello será supervisado por una comisión de seguimientos de prácticas de refinanciación y reducción de sobre endeudamiento.

De este modo, se eliminan algunas restricciones legales para la venta de empresas o unidades productivas sin cargas.

Ahora solo queda esperar para ver si estas medidas ayudarán a las empresas a potenciar al máximo su continuidad y en el caso de que no quede otra salida, que el concurso de acreedores se realice con las menos trabas posibles a la liquidación.

suscribirse al blog de gedesco¿Te ha gustado el artículo? Recíbelos gratis en tu correo


Otras noticias de interés

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.