Redacción Gedesco | 19 Mayo 2014 |

Cuidado con los errores en tu declaración de la renta

sanciones-declaración-renta-2013-contribuyentes-errores-multas-IRPF

Como cada año, ya está aquí ese momento tan temido por unos y tan ansiado por otros, la declaración de la renta. Y es que no siempre llueve a gusto de todos y mientras que para unos esta época del año les supone una pequeña inyección de liquidez, a otros muchos les toca pagar lo que no les han retenido a lo largo del año.

Pero ¡cuidado!, no todo vale en la declaración de la renta y aunque pensemos que podemos engañar a Hacienda para hacer que nos devuelva más de lo que debería, tarde o temprano estas pequeñas trampas terminan saliendo a la luz y tienen consecuencias.

Asimismo, no presentar la declaración del IRPF tampoco es una opción, ya que ello también nos puede producir algún que otro quebradero de cabeza futuro con Hacienda. Seas un trabajador o un gran empresario, ¿sabes qué problemas o sanciones te puede acarrear no realizar de manera adecuada la declaración?

Infracciones leves

Es cierto que muchas veces cometemos errores en nuestra declaración de la renta que no son con mala fe, como un cambio de domicilio, pero eso no significa que no nos vayan a poner multa. Y no nos equivoquemos, porque el hecho de que el borrador tenga errores o que la aplicación nos deje hacer determinadas acciones que en principio no se podrían, no nos evitará tener que pagar las multas que estos errores puedan conllevar. Estos pequeños fallos, si no suponen ningún perjuicio para la Hacienda Pública, pueden acarrear multas de 100 o 150 euros.

Las infracciones más comunes suelen estar relacionadas precisamente con el hecho de no realizar bien la declaración sin que se haya ocultado ningún dato. En este caso, cuando el error sea inferior a 3.000 euros, o sea superior y no exista ocultación, la sanción será del 50% de la cantidad que se ha dejado de pagar por haber cometido el error.

También puede darse el caso de que nos demos cuenta de que hemos cometido un error en la declaración antes de que termine el plazo de presentación de esta. En este caso, podemos rectificar de una manera tan sencilla como volviendo a presentar el IRPF con lo que la primera declaración quedará anulada.

Sanciones graves o muy graves

Por otro lado, también es obvio que no es lo mismo haber cometido un error sin intención que haber presentado pruebas intentando engañar premeditadamente.

La multa por fraude puede ocasionar hasta cárcel por ser considerado un delito fiscal grave y en materia económica las infracciones más graves pueden ocasionar multas superiores a los 300.000 euros. Aquí estarían incluidos todos aquellos casos en los que se hayan utilizado mecanismos fraudulentos para dar la vuelta a la declaración.

El plazo de prescripción es de cuatro años, por lo que si en ese plazo Hacienda no se ha puesto en contacto contigo, probablemente seas uno de los pocos afortunados que ha conseguido escapar a su control. Sin embargo, no es algo que sea muy recomendable, ya que la probabilidad de que esto suceda, puede ser de una entre un millón.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.