Redacción Gedesco | 25 Agosto 2016

Cómo controlar el endeudamiento financiero de una empresa

¿Cómo pueden las empresas controlar su endeudamiento financiero?

Conocemos por endeudamiento la relación entre los fondos propios que tiene una empresa y las deudas con terceros. Si la cifra de endeudamiento es excesiva, puede llegar a suponer un problema para la empresa. Le faltará liquidez, pues debe hacer frente tanto a gastos como a sus cuotas de financiación e intereses. Para controlar el endeudamiento es necesario realizar una serie de mediciones precisas sobre nuestro balance, activos, tipos y modelos de financiación, etc. En función de este análisis podremos determinar si estamos en disposición de solicitar nuevos préstamos, si debemos de revisar el retorno de los actuales o si debemos utilizar fórmulas de financiación alternativas que nos ayuden a controlar nuestra calificación de riesgo.

Cómo medir el grado de endeudamiento

El nivel óptimo de endeudamiento de una empresa no es una fórmula común en todas ellas, sino que dependerá de los recursos de cada una. Se trata de tener y mantener un equilibrio en el patrimonio empresarial entre la financiación propia y la ajena. Controlar el nivel de endeudamiento es fundamental para que una compañía funcione correctamente. Para poder controlarlo, según documento publicado por la consultoría Abanza Soluciones, se pueden utilizar las siguientes herramientas:

  • Balance de situación. En porcentajes, conocer exactamente qué cantidad del capital de la empresa viene por financiación ajena, cuáles son los recursos propios, etc.
  • Los flujos de dinero efectivo que entran y salen.
  • Detalles del endeudamiento por vencimientos. Cuándo cumplen cada uno de los préstamos vigentes, detalle de las condiciones de la financiación, etc.
  • Ratios. Para los economistas, esta es la forma más fácil de conocer el estado financiero de una empresa. Se trata de comparar periodos anteriores con los de la actualidad y las proyecciones de futuro. Dentro de los ratios, los más utilizados son:
    • Endeudamiento total: Pasivo/Activo. Indica la totalidad de las deudas y los ingresos que tenga la compañía.
    • Calidad de la deuda: Pasivo corriente/Pasito total. Indica las deudas a corto plazo y las totales de la empresa.
    • Capacidad de devolución de la deuda: Flujo de caja/préstamos a corto y largo plazo. Los flujos de dinero que entran para poder asumir la deuda.
    • Coste de la deuda: Gastos financieros/Deuda con coste. Los gastos financieros derivados del préstamo, es decir, los intereses de la financiación.
    • Coste financiero de las ventas: Gastos financieros/Ventas. Indica cuánto ha costado las ventas del producto o servicio. Si para conseguir vender se ha solicitado un préstamo, restarlo a la venta.

Soluciones al endeudamiento excesivo

Contar con financiación para crecer como empresa es un proceso natural de las corporaciones. Existen necesidades de inversión en personal, maquinaria o nuevos mercados que son importantes para continuar creciendo. Sin embargo, hay que saber cómo endeudarse, para no sobrepasar ciertos límites que pueden hundir a la empresa.

Cuando una compañía solicita un préstamo, debe devolver ese dinero, junto con intereses. Esta última cuestión es la que agrava el endeudamiento. Para evitarlo, existen una serie de alternativas a la financiación tradicional (como por ejemplo un préstamo bancario).

El factoring es una de las más utilizadas. Consiste en ceder los derechos de cobro a una entidad financiera para que se ocupe de gestionar los cobros con los clientes, y adelantar el importe de las facturas a la empresa cedente. Al estar basado en recursos propios (su facturas emitidas y pendientes de cobro), no suma CIRBE, y permite adelantar cobros y obtener liquidez desde el mismo momento en el que se emite una factura.

Otros artículos:

Este artículo pertenece a la categoría: