Pese a que la Ley de Morosidad fija el plazo máximo en el que las empresas y la Administración deben hacer el pago de las facturas a sus proveedores, el alargamiento de los plazos de pago sigue siendo una constante dentro del mundo empresarial.

Ley de Morosidad: plazos de pago

De acuerdo con la Ley de Morosidad, la Administración debe realizar sus pagos a 30 días como muy tarde. Del mismo modo, para las operaciones comerciales entre empresas, este plazo se alarga a un máximo de 60 días. Sin embargo, el alargamiento de los plazos de pago sigue siendo una constante en el mundo empresarial y esto se debe, principalmente, a las técnicas del “cash management”.

¿Qué es el “cash management”?

El “cash management” es un conjunto de prácticas contables mediante las cuales las organizaciones alargan los plazos de pago a sus proveedores sin que estos puedan decir que incumplen con la Ley de Morosidad. Hay tres prácticas de lo más usadas por las organizaciones, por lo que es esencial revisar bien las condiciones de pago antes de firmar cualquier contrato comercial.

Establecer un día de pago al mes

Con esta práctica, las organizaciones establecen único día de pago al mes, por lo que ninguna factura será pagada a su recepción o fecha de vencimiento, sino que se abonará el día que la organización haya establecido como día de pago.

Contabilizar el plazo de pago a fin de mes

Otra práctica consiste en empezar a contabilizar el plazo de pago a final de mes. Es decir, si una factura tiene una fecha de pago a 30 días, el plazo de vencimiento no empieza a correr desde la recepción de la factura, sino desde el último día del mes.

Combinación de las dos anteriores

Un ejemplo de combinación sería establecer un pago a 30 días con fecha de pago solamente a día 25 del mes.

Sin embargo, y pese a ser las técnicas más habituales, otras con las que se están encontrando las empresas en la actualidad son:

  • Plazo límite para la recepción de las facturas.
  • Fecha de pago a día 31 del mes (los meses que no tienen 31 días permiten a la empresa alargar el plazo de pago un mes más).
  • El vencimiento de la factura empieza a contar desde la validación de la factura y no a la recepción de esta.
  • Establecer la necesidad de varias firmas para aprobar los pagos.
  • Solicitar muchos datos, y complicados de conseguir, a la hora de emitir las facturas.

Son muchas las técnicas mediante las cuales las empresas pueden alargar los plazos de pago de sus facturas, por lo que resulta fundamental que los proveedores implementen una serie de hábitos en su facturación para tratar de minimizar estos retrasos en los pagos.

Optimizar los plazos de pago: período de pago medio

Para evitar problemas en el retraso de los pagos, hay una serie de hábitos que los negocios pueden incluir en sus procesos de facturación. Optimizar este departamento con programas de facturación adecuados es esencial para reducir los plazos de pago.

  • Facturar al momento.
  • Pactar plazos de pago adecuados para ambas partes antes de firmar contratos.
  • Revisar la reputación del cliente y su viabilidad económica mediante herramientas como InfoCif
  • Automatizar procesos de facturación para evitar errores contables.

Pese a conocer las estrategias del “cash management” y adoptar todas las medidas posibles para evitar el alargamiento en los plazos de pago, son muchas las empresas que siguen con facturas impagadas. Por ello, en muchos casos, resulta necesario recurrir a las empresas de gestión de impagados para recuperar estas facturas.

Empresas de recobro: asesoramiento y reclamación de facturas impagadas

Las empresas de recobro están especializadas en el asesoramiento sobre los pagos, así como en la reclamación de las facturas que quedan impagadas. Pese a ser legales en España y estar reguladas, son pocos las organizaciones que hacen uso de ellas y, en la mayoría de los casos, esto se debe al desconocimiento generalizado sobre sus funciones y sus procesos.

Asesoramiento antes de la firma de los contratos

Las empresas de recobro pueden asesorar a sus clientes antes de la firma del contrato. La mayoría de las técnicas de “cash management” se establecen en el contrato de formas muy sutiles o con conceptos poco claros. Las empresas de gestión de impagos las conocen bien, por lo que saben identificarlas rápidamente. Además, una vez identificadas estas prácticas, las empresas de recobro asesorarán sobre las posibles alternativas que sus clientes pueden proponer antes de la firma del contrato mercantil.

Asesoramiento de impago y reclamación

Si pese a los esfuerzos realizados para conseguir un mejor plazo de pago, este no se produce, acudir a las empresas de recobro es esencial para iniciar cualquier expediente de reclamación de las facturas impagadas.

Hay varios procesos por los que estas empresas pueden reclamar el pago de las facturas pendientes, los cuales pueden ir desde la simple mediación a una acción judicial. Para ello, es necesario seguir una serie de pasos para que la reclamación sea legal y efectiva.

Recobrarte: código de las buenas prácticas

Recobrarte es una de las empresas de recuperación de impagados a la que las organizaciones pueden recurrir tanto para obtener asesoramiento, así como para reclamar sus facturas impagadas.

Recobrarte se caracteriza por ser una empresa que sigue el código de las buenas prácticas, es decir, nunca recurre a coacciones en ninguna de las acciones que lleva a cabio. De este modo, aunque se deba comenzar un proceso de reclamación, las relaciones entre partes suelen verse menos dañadas.

Además, si con la mediación no es suficiente, Recobrarte asesorará de la posibilidad o no de iniciar acciones legales exitosas. Así, si la deuda no está bien documentada, Recobrarte nunca va a aconsejar empezar ningún tipo de acción judicial, pues el resultado no sería favorable y este proceso solo representaría un desgaste de los recursos económicos de la empresa.

Las técnicas abusivas como las del “cash management” son cada día más habituales y más son las empresas víctimas de estas prácticas. Por ello, contar con los servicios de asesoramiento de las empresas de recobro es esencial para poder optimizar y mejorar los plazos de cobro.