Redacción Gedesco | 15 Noviembre 2013 | Consejos para empresas

¿Emprender en Marruecos? Por qué no

Cómo invertir en marruecos

Tan cerca pero tan lejos, tanto en común y tan desconocidos. Esa es la impresión que tienen muchos españoles cuando viajan por primera vez a Marruecos. Si, además, es alguien que va con la intención de emprender allí, esas ideas se amplifican. Y es que si durante muchos años algunos empresarios españoles sólo veían en Marruecos una manera fácil de deslocalizar su producción y ahorrar, lo que ahora se descubre es un mercado interesante aunque con sus propias particularidades.

Las ventajas son muchas. Cercanía geográfica y cada vez mayores facilidades de entrada son quizá las más comentadas. Pero no podemos olvidar que Marruecos es uno de los países con los que la UE tiene más convenios firmados en materia de intercambios. Además, el país magrebí es para muchas empresas la entrada al continente africano. Y no tendrás la competencia de los productos made in China.

Marruecos ofrece mucho más que deslocalización

Lo primero que llama la atención de las posibilidades de inversión en Marruecos es que hay mucho por hacer y un buen número de oportunidades. Además, el acceso al crédito para las empresas que se comprometen a generar riqueza y, sobre todo empleo, es relativamente sencillo. Es cierto que en determinados sectores puede ser complicado encontrar a profesionales del perfil que buscamos. No obstante, eso tampoco es un problema, pues el Estado financia varios programas de formación.

Para algunas empresas, la oportunidad no es tanto producir en Marruecos como vender sus productos allí. En este sentido, debemos tener en cuenta que la demanda mayoritaria es de productos de bajo coste. Como en otros mercados emergentes, existe una gran demanda de productos importados de uso cotidiano. Las facilidades comerciales hacen que esta opción sea muy atractiva para algunas empresas españolas.

Sectores más atractivos e incertidumbre

Como en cualquier mercado, existen sectores que son mucho más atractivos para el emprendimiento que otros. Las empresas españolas que han deslocalizado su producción y se la han llevado a Marruecos están relacionadas con el sector textil o el alimentario. Además, han desembarcado multinacionales de la automoción, la electrónica o la aeronáutica. Algunos servicios de outsourcing, como por ejemplo los call centers de atención al cliente, también se han trasladado a Marruecos.

Marruecos no está oficialmente en el grupo de los BRICS, pero es un mercado cada vez más abierto a la inversión extranjera y que ha eliminado las barreras internas que dificultaban el comercio. Habrá que ver cómo se desarrollan los acontecimientos en el plano político, ya que existe un alto malestar social y este aspecto tiene mucha influencia en el ámbito económico y comercial.

Otras noticias de interés

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.