Redacción Gedesco | 3 Mayo 2017 |

Diferencias entre Lease Back y Rent Back

Rent Back-Lease Back

En los últimos años han empezado a utilizarse cada vez más en nuestro país una gran cantidad de figuras que van encaminadas a dotar de mayor liquidez al sistema y que permitan que las empresas puedan obtener flujo crediticio de una manera más sencilla. Ese es el objetivo de figuras como el factoraje con Gedesco, el Lease Back, el Rent Back o el anticipo de pagarés. Y es que ir a un banco para obtener un crédito o un préstamo ya no es la única solución para darle una inyección de liquidez a una empresa.

En la línea por ofrecer alternativas a la financiación bancaria, hoy vamos a centrarnos en el Lease back y el Rent back, que además de ser opciones sencillas y prácticas de obtener financiación, pueden tener algunos beneficios adicionales como desgravaciones fiscales.

¿Qué es Lease Back?

Definición de Lease Back

El lease back o retro leasing consiste en una operación en la que el propietario de un bien (mueble o inmueble) lo vende a una entidad de leasing para obtener la liquidez que necesita, suscribiendo, a continuación, un contrato de arrendamiento financiero sobre dicho bien con la entidad que lo ha comprado.

¿Qué es Rent Back?

Definición de Rent Back

El rent back se conoce como el renting de los bienes de empresa, es decir, la compañía procede a la venta de sus bienes (maquinaria, equipamientos, vehículos…etc) a una entidad financiera, la que, a su vez, los pone a disposición de la misma empresa en la modalidad de renting o alquiler, para que puedan seguir usándolos. De modo que, así, la empresa consigue la liquidez que necesita a través de los bienes con los que cuenta.

Dos alternativas a la financiación bancaria

Aunque muchos ya sepáis en qué consisten cada una de estas figuras, conviene hacer un repaso para recordarlo. En primer lugar, hay que recalcar que para utilizar ambas alternativas es necesario contar con determinados bienes en propiedad, ya que el Lease Back y el Rent Back consisten en la cesión de la propiedad de bienes a una entidad financiera, que luego nos alquilará a cambio de una cuota mensual y durante un tiempo determinado.

Con lo dicho hasta ahora podéis pensar que por qué tienen nombres distintos si designan lo mismo. Sin embargo, tienen una diferencia fundamental y es que el Lease Back permite la opción a compra mientras que el Rent Back no. A simple vista, puede parecer más beneficioso el Lease Back, pero todo dependerá del tipo de activo que queramos transferir. Por ejemplo, en el caso de bienes inmuebles sí que nos podría interesar comprarlo dentro de unos años, pero si se trata de determinados equipos o vehículos que con el paso de los años y el uso se deterioran, es más aconsejable el Rent Back. También es cierto que hay determinadas entidades que ofrecen Rent Back con opción a compra.

De este modo, es como si vendiéramos nuestros activos, con la diferencia de que podemos seguir utilizándolos a cambio de una pequeña cuota mensual negociable.

Ventajas fiscales con el Rent Back

Uno de los motivos para utilizar el Rent Back, ya sea con opción a compra o no, frente al Lease Back, es que el primero de ellos se considera un gasto fiscalmente deducible.

Otra ventaja desde el punto de vista contable, en ambas opciones, es que no sería necesario realizar la amortización de los bienes, ya que los activos ya no figuran como si fueran de nuestra propiedad.

De cualquier modo, como cualquier otra alternativa a la financiación, hay que tener en cuenta que es algo que habrá que devolver. En este caso, hay que realizar un pago de una cuota mensual. Por ello es importante que el dinero que se obtenga se utilice con el objetivo de resolver los problemas que causaron esta falta de liquidez.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.