Redacción Gedesco | 18 Febrero 2014

El papel y la responsabilidad de los avalistas

El papel y la responsabilidad de los avalistas

La figura del avalista

En una gran parte de los préstamos se suele incorporar la figura del avalista. Se trata de un tercero que sirve de garantía al que presta para recuperar su dinero, ya que en caso de que el receptor del préstamo no proceda a la devolución del capital y los intereses será el avalista el que se haga cargo del pago.

¿Qué es un aval?

El aval es una garantía del cumplimiento de una obligación económica.
Intervienen el avalado y el avalista, persona quién avala y que responderá a los compromisos del avalado frente a una tercera persona o empresa (el beneficiario del aval) en caso de que el avalado no lo responda.

Generalmente el aval puede ser una persona física o un bien propiedad del que asume ese préstamo. En el segundo caso el deudor perdería el bien si no cumple con los términos del contrato de préstamo y en el primero el avalista es el que ha de asumir el pago de la deuda si se diera esa situación.

Garantía de un aval

La garantía se extingue en caso del pago o cumplimiento de la deuda; por la condonación de la deuda; por la confusión de los derechos de acreedor y deudor (por ejemplo, que una deuda de un banco con otro banco desapareciera al adquirir uno de los bancos al otro); por compensación, cuando se da el caso de dos personas que son recíprocamente acreedoras y deudoras la una de la otra y por la novación cambio en las condiciones del préstamo que liberaría a los avalistas de su papel. Sin embargo en caso de fallecimiento del avalista la garantía no se extingue, y pasaría a sus herederos.

El aval personal es solidario, es decir que asume la misma responsabilidad que el propio deudor en caso de impago, responde de toda la deuda y no puede obligar al acreedor a que se dirija en primer lugar contra los bienes del deudor.

Sin embargo, pese a que el aval sea solidario, éste puede ser parcial, por lo que en estos casos no se aplicaría a la totalidad de la deuda si no a una parte de ella. Por ejemplo en los préstamos hipotecarios en los que el préstamo excede a la tasación del inmueble el avalista se haría cargo de la cantidad que exceda el valor del inmueble.

Si llegado el caso, se ejecutara el aval y el avalista tuviera que liquidar la deuda, éste podrá proceder posteriormente contra la persona a la que ha avalado, para que le devuelva esas cantidades, es decir el avalista se convertiría en acreedor.

Obligación del avalista

El avalista está obligado a estar presente en la firma del correspondiente contrato de préstamo en el momento en que se formaliza. En dicho acto ha de certificar su consentimiento a servir como garantía de devolución de la operación.

Este artículo pertenece a la categoría:

3 comentarios en “El papel y la responsabilidad de los avalistas

    .
  • 30 Marzo, 2018 at 8:01 pm

    Hola , les planteo un caso de dudas. Sí avalase a un amigo en la compra de un coche y no puede pagar las letras mensuales al cabo de un tiempo porque le van mal las cosas… ¿qué ocurre?. Le quitan el coche porque no paga sus cuotas o directamente empiezan a cobrarle al avalista.
    Y si el avalista no quiere pagar la deuda. Pueden quitarle el coche y el avalista ya no tiene que pagar la deuda?

  • 13 Abril, 2018 at 9:32 pm

    un avalista responde con todos sus bienes, aunque sea sus bienes muebles propios

  • 16 Mayo, 2018 at 7:39 pm

    Hola disculpa en caso que yo sea aval de una empresa y esta entre en liquidacion. tenga deudas y obviamente el aval deba pagar, pero por ejemplo en el momento de la cobranza no tengo nada ni bienes para hacerse cargo de la deuda, puede la entidad que cobra esperar y en caso yo me compre una casa en 5 años ir contra esos nuevos bienes? o este cobro prescribe y al cuento tiempo

  • .

Comments are closed.