Redacción Gedesco | 18 Julio 2013 | Consejos para empresas

El pacto de socios ¿qué es? ¿por qué es necesario?

Pacto

En el momento en que varias personas deciden asociarse para montar una empresa es conveniente definir las reglas de funcionamiento de ésta. Las escrituras de constitución y los estatutos definen en buena medida estas cosas, pero siempre desde un punto de vista legal y amparados en la Ley de Sociedades de Capital. Para el resto de cuestiones es conveniente redactar un pacto de socios.

El pacto de socios es un acuerdo privado entre aquellos que participan en la creación de la empresa. En él, más allá de los aspectos legales que ya se establecen en los estatutos, deben fijarse las cuestiones operativas, organizativas, los deberes, derechos y responsabilidades de cada uno de ellos con respecto a las tareas que cada uno de ellos ha de asumir en el negocio, etc.

El pacto puede tener una duración determinada o indefinida y puede ser revisado si se acuerda por las parte implicadas. La modificación de los estatutos supone un nuevo documento notarial y su inscripción en el Registro Mercantil, con los costes añadidos que eso supone, la modificación del pacto de socios no supone más que el cambio de documento privado, por lo que no tiene coste alguno.

El pacto de socios ha de plantearse a medio o largo plazo y en él se ha de intentar prever todas las posibles situaciones que puedan darse en el desarrollo del negocio y, si así se dispone en el mismo, pueden prevalecer los acuerdos allí plasmados con respecto a los estatutos de la sociedad.

Las tareas a desempeñar por los socios y su retribución, lo que ocurriría si algunos de los socios no cumple con las responsabilidades relacionadas con esas tareas, la manera en la que se aceptaría la entrada de un nuevo socio-inversor y cómo afectaría a la participación del resto de socios o cómo se afrontaría el hecho de que alguno de los socios quiera dejar la empresa son varias de las situaciones que el pacto de socios puede y debe contemplar.

Será inevitable que surjan conflictos, si podemos establecer los cauces para solucionarlos y los socios tienen claro a qué atenerse en cada momento se habrán puesto las soluciones antes de que aparezcan los problemas y reduciremos el impacto que esos problemas podrían tener en la actividad empresarial.

Se trata de establecer unas reglas del juego más amplias que las que los estatutos societarios determinan y de poner en claro cuál va a ser la relación entre los socios y de los socios con la propia empresa. No olvidemos que la empresa va a ser una entidad totalmente independiente de los socios que la conforman y que no deben mezclarse. Dejar todo claro de antemano y estando todos de acuerdo en como afrontar esas situaciones será todo mucho más fácil.

Foto: Flickr | Aristoteles Sandoval

Otras noticias de interés

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.