Redacción Gedesco | 4 Febrero 2013 | Economía para todos

El origen del dinero

El dinero es prácticamente tan antiguo como la civilización, pues surgió como consecuencia natural de las relaciones y los intercambios humanos. Muy pronto, el hombre toma conciencia de las ventajas que obtendría de cambiar unos productos que no necesita o ya posee en cantidad suficiente (requiere, por tanto, de la existencia de una sociedad con excedentes) por otros que necesita o desea. Así nace el trueque, una actividad que se desarrolla con el surgimiento de las sociedades sedentarias.

Con el tiempo, la complejidad creciente de la civilización reveló este sistema como poco práctico, porque una persona no siempre necesitaba aquello que el otro tenía (si un fabricante de martillos quería pan, pero el panadero no quería ningún martillo, podía plantearse un problema…) y por la dificultad de establecer cuánto valía cada producto (¿cuánto pan habría que dar por un martillo?). Poco a poco, las primeras civilizaciones decidieron establecer un producto de referencia (collares, bolsitas de sal),  en base al cual se valoraban todos los otros productos y que servirían como medio de cambio.

En las civilizaciones más desarrolladas, este producto adoptó la forma de piezas acuñadas de oro y plata (las mercancías más estimadas), que se convirtieron en medios de cambio universalmente aceptados: es el origen de las monedas. Según este estudio, los metales preciosos terminaron imponiéndose como material para las monedas, para el dinero, debido a que eran los productos más codiciados por casi todas las sociedades por su utilidad y belleza. Esta elevada demanda, unida a la facilidad de su almacenamiento y transporte, a su durabilidad y fácil preservación y a su elevada liquidez (pues casi siempre era posible cambiarlos en trueque por cualquier otro producto) convirtieron a los metales preciosos en un producto canjeable en casi todos los mercados. Eran, pues, el producto con más liquidez de estas primeras economías, por lo que la consecuencia natural es que acabasen sirviendo de referencia y medio de cambio, por el valor que todos le otorgaban y por la comodidad de poder dividirlo en piezas pequeñas. El dinero surgió espontáneamente y no como un plan prefabricado por alguna sociedad o Estado, como muestra el hecho de que apareciese en sociedades distintas sin contacto entre sí.

Las primeras civilizaciones de Mesopotamia ya contaban con sistemas monetarios, basados sobre todo en la cebada, pero también en la plata. Más tarde, según recoge el historiador griego Heródoto, nació la acuñación de monedas en el pueblo de Lidia, en Asia Menor, donde al parecer los gobernantes recurrieron a los metales preciosos para pagar a sus mercenarios. Una práctica recogida por todo el mundo griego y que generalizó Alejandro Magno, que acuñó monedas con su busto en la mayoría de sus territorios conquistados, costumbre que continuaron los gobernantes romanos… momento en que el uso de las monedas se generaliza ya en el mundo occidental.

Sin embargo, en China también hay pruebas del uso y la acuñación de monedas bastantes siglos antes de Cristo. En el país oriental, en el siglo VII, se usó por primera vez el papel moneda, de la mano de mercaderes que querían transportar grandes cantidades de dinero pero no podían cargar con todo el peso de los metales. A partir del siglo IX este país comenzó a usarlo de manera oficial.

Otras noticias de interés

  • La competencia imperfecta: Monopolio y OligopolioLa competencia imperfecta: Monopolio y Oligopolio El monopolio y el oligopolio son dos de los principales modelos que puede adoptar un mercado de competencia imperfecta. Al contrario que en el mercado de competencia perfecta, en este […]
  • ¿Qué es DAFO y cómo aplicarlo?¿Qué es DAFO y cómo aplicarlo? Vamos a explicar qué es DAFO y cómo estas siglas, que hacen referencia a una forma de representar una determinada situación, pueden ayudarnos a mejorar la toma de decisiones […]
  • Una definición económica de la pobrezaUna definición económica de la pobreza Desde un punto de vista económico, la pobreza suele definirse como la “carencia de los bienes y servicios necesarios para satisfacer las necesidades básicas”. Establecer una definición […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.