Redacción Gedesco | 20 Septiembre 2015 |

El cierre de empresas se podrá realizar de forma telemática

cierre telemático

Las empresas podrán cerrar de forma telemática, gracias a la implantación del sistema de cierre electrónico de empresas recogido en un nuevo Real Decreto, que se encuentra a la espera de aprobación en el Consejo de Ministros.

Según informan desde el portal especializado gesdocument.com, este proyecto establece la implantación y uso del Documento Único Electrónico (DUE) para el cese de actividad de las empresas y las sociedades de responsabilidad limitada. En este documento se encuentran todos los datos necesarios, ya sean del empresario individual o de la empresa, y pasará a ser un trámite más amplio y efectivo para estos procesos administrativos, ya que hasta ahora solo se utilizaba para el alta de sociedades.

Este nuevo sistema está pensado para reducir las cargas administrativas a las que se tiene que hacer frente en una situación de cierre, así como facilitar y reducir el tiempo que se dedica a este tipo de trámites. Además, según la Memoria de Impacto Legislativo del Real Decreto, se estima un ahorro de 91 millones de euros.

Este nuevo proceso electrónico para cerrar una empresa se podrá realizar en un solo lugar y en una sola gestión. Acudiendo a los Puntos de Atención al Emprendedor (PAE), y sin tener que presentar ningún documento (únicamente con el DUE) se podrán realizar los siguientes procedimientos:

  • Inscripción en el Registro Mercantil del trámite de disolución, liquidación y extinción de la sociedad.
  • La comunicación de baja de los trabajadores a la Seguridad Social.
  • La declaración de baja en el Impuesto sobre Actividades Económicas.

Sin embargo, no será posible tramitar las comunicaciones de ningún proceso concursal.

Facilitar una segunda oportunidad

El nuevo sistema a través del cual se podrán realizar todos los trámites de forma telemática, ahorrará tiempo y dinero a los empresarios. Hasta ahora las empresas sí podían comenzar su actividad y darse de alta telemáticamente, pero las compañías que se han visto obligadas a disolverse en este mes han tenido que realizar las gestiones presencialmente. Esto supone que a la ya de por sí complicada situación de tener que cerrar una empresa, se unen una serie de gestiones administrativas que dificultarían aún más el trámite, y que pueden eliminarse con la aprobación del Real Decreto. Además, el hecho de simplificar el proceso de extinción y cese de actividad de las empresas favorece que los empresarios puedan tener una segunda oportunidad e iniciar un nuevo proyecto empresarial.

Factoring para evitar cierres

Los últimos datos del Instituto Nacional de estadística (INE) reflejan que en julio de este año se han disuelto 1.442 sociedades, lo que supone un 0,9% más que el año pasado. La variación mensual entre las empresas dadas de alta y las bajas es de un 2,4% en las sociedades creadas, y de un 6,0% en las disoluciones.

Estas empresas se ven obligadas a finalizar su actividad por tener falta de liquidez y no poder hacer frente a sus pagos. Situación en muchas ocasiones generada porque sufren la morosidad de otras empresas que no abonan las facturas que deben. Para este tipo de situaciones, el factoring puede ser una buena opción.

Empresas dedicadas al factoring adelantan a la compañía los ingresos que recibirían de las facturas emitidas asumiendo el riesgo de impago. De esta manera, se reduciría el número de disoluciones de sociedades, a la vez que se seguiría generando riqueza y se podría continuar con la actividad empresarial. Por eso hoy día es tan importante las alternativas para la financiación de las empresas. Sistemas como el factoring o el confirming están manteniendo muchas empresas en activo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.