Redacción Gedesco | 16 Abril 2016

Dumping al exportar: qué es y cómo se lucha contra él

Dumping al exportar: qué es y cómo se lucha contra él

El dumping es una práctica comercial que consiste en vender un bien a un precio inferior a su valor real o a su precio de producción. El dumping está asociado a la exportación, ya que suele darse en la venta de productos a otros mercados. Es decir, una empresa practica el dumping cuando exporta un producto a otro país de la Unión Europea a precios inferiores al que tiene en su país de producción.

La Comisión Europea es la encargada de investigar las acusaciones de dumping que realicen productores exportadores de países que no pertenecen a la UE. Normalmente, el proceso de investigación se abre al recibir una denuncia, aunque también pueden iniciarlo motu proprio.

El dumping está considerada una práctica comercial desleal, ya que elimina la competitividad entre los mercados. Por ello, se puede denunciar y solicitar medidas antidumping.

Cómo se realiza un procedimiento antidumping

Para iniciar un proceso de denuncia por dumping, se realiza una denuncia ante la Comisión Europea, organismo que se encargará de publicar un anuncio en el Diario Oficial de la UE, e iniciar el procedimiento antidumping. Este proceso de investigación de la empresa acusada de dumping deberá tener una duración máxima de 15 meses. Concluido este periodo, se publicarán los detalles de la investigación de nuevo en el Diario Oficial. Esta publicación podrá ser de dos maneras: en forma de reglamento, por el que se imponen los derechos antidumping, es decir, las medidas antidumping, o se termina el procedimiento sin que se impongan esas medidas.

Cuándo se pueden imponer medidas antidumping

Para poder imponer una serie de medidas antidumping a la empresa, la investigación encargada deberá corroborar y demostrar que se cumplen los siguientes aspectos:

  • Que existe dumping por parte de los productores exportadores del país.
  • Que la industria afectada de la UE ha sufrido perjuicios.
  • Deberá existir una relación entre el dumping y los perjuicios registrados.
  • La imposición de esas medidas no puede contradecir los intereses de la UE.

Si la investigación prueba que se han cumplido estas condiciones, es el momento de imponer las medidas antidumping a las importaciones del producto. Estas medidas suelen adquirir la forma de derecho ad valorem, o de acuerdo al valor, es decir, a través de un impuesto basado en el valor de un bien. También se pueden adquirir mediante derechos específicos o compromisos relativos a los precios. En este caso, los derechos los paga el importador en la UE y los perciben las autoridades aduaneras nacionales de los países de la UE.

Por su parte, los productores exportadores, pueden ofrecer llegar a acuerdos para vender a un precio mínimo, u otro tipo de compromiso, para evitar las medidas antidumping, pero la Comisión Europea no está obligada a aceptar el acuerdo, sea cual sea.

Duración de las medidas antidumping

Una vez puestas en marcha el paquete de medidas antidumping, éstas tienen un periodo de duración de cinco años. Pero estas medidas se podrán revisar si se produce alguno de los siguientes casos:

  • Si se han modificado las circunstancias de las empresas exportadoras
  • En caso de que los importadores soliciten una devolución, ya sea total o parcial, de los derechos pagados.
  • Si los nuevos productores exportadores solicitan una revisión acelerada.

En caso de que no se inicie un proceso de revisión de la expiración, las medidas antidumping caducarán una vez transcurran 5 años.

Otros artículos:

Este artículo pertenece a la categoría: