Redacción Gedesco | 6 Febrero 2016 |

Diferencias entre descuento comercial y financiero

Diferencias entre descuento comercial y financiero

Para explicar las diferencias entre ambos conceptos, vamos a recordar en primer lugar a qué se refiere el término descuento. Básicamente, consiste en el adelanto de una cantidad de dinero especificada en un título (por ejemplo una letra de cambio o un pagaré), antes de la fecha de vencimiento, que viene especificada en ese documento. Durante este proceso, existe un descuento de la cantidad total, en favor de la entidad financiera que se encarga de adelantar ese dinero. Más allá de los tecnicismos, expongamos un caso práctico. La empresa “Talleres A” tiene una deuda con la empresa “Recambios B”  tras haber adquirido una serie de recambios para su taller. “Talleres A” decide abonar mediante pagaré la cantidad adeudada por los productos comprados, en un plazo de vencimiento de 60 días. Dicho de otro modo, la empresa A se compromete a abonar a B la cantidad que le debe en sesenta días. Por su parte, “Recambios B” decide acudir a una entidad financiera para adelantar el dinero de ese pagaré, a cambio de una cantidad, como compensación por adquirir unos derechos de cobro que no se podrán ejecutar hasta dentro de sesenta días.

Esto sería la definición y explicación del proceso de descuento. Las ventajas del mismo son claras. “Recambios B” va a poder contar con su dinero de forma rápida, sin necesidad de esperar al día de vencimiento. Esto aporta una liquidez fundamental para el día a día de esta organización, que no verá comprometido su equilibrio de caja.

Descuento financiero

Cuando hablamos de un descuento financiero como tal, estamos en realidad refiriéndonos a un tipo de préstamo, que es formalizado por quien recibe letras o pagarés. En estos casos, el obligado a pagar debe hacerlo a la entidad financiera con la que el prestatario haya formalizado el préstamo.

Dentro del descuento financiero encontramos los efectos financieros, que son créditos a un máximo de seis meses, en los que el tipo de descuento es más alto. Por otro lado tenemos los descuentos financieros con cuenta de compensación. Tiene un coste aún mayor, porque los intereses se aplican sobre la cantidad total del préstamo. Dentro de los diferentes descuentos financieros también encontramos el descuento de certificaciones, una operación prácticamente exclusiva en contratos de obras públicas. En este caso, se van realizando los pagos de las cantidades adeudadas por la Administración en función de la presentación de los certificados que reconocen su futura ejecución.

Descuento comercial

Por otro lado tenemos el descuento comercial que se diferencia del anterior en que lo realizan las empresas para adelantar el cobro de efectos comerciales, pagarés, letras u otros títulos que sean emitidos y aceptados por una entidad financiera. No son un préstamo o concesión de crédito como tal, con un plazo determinado. En realidad, se trata de un adelanto del dinero desde una entidad financiera a la empresa o autónomo que recibe un pagaré o título similar, con una fecha de vencimiento posterior.

Tanto en el descuento comercial como en el descuento financiero encontramos una serie de ventajas que son comunes. En primer lugar la facilidad para acceder a este tipo de financiación. En principio, es un proceso bastante rápido, en comparación con otras herramientas financieras, que se acelera con la simple presentación del título o documento de pago recibido. No hay, además, un vencimiento como tal. De hecho esta es la clave de este tipo de operaciones: acabar con la fecha de vencimiento y que la empresa pueda contar con el dinero que se le adeuda cuanto antes. Además, no se requieren garantías especiales. Con la presentación del efecto es suficiente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.