Redacción Gedesco | 8 Enero 2013

Definición de productividad

Productividad

Según los diccionarios de términos económicos, se entiende como productividad “la relación entre la producción obtenida por un sistema de fabricación de bienes o servicios y los recursos utilizados para obtenerla”. Generalmente se mide la productividad del trabajo, es decir, la producción anual de cada trabajador, cuantificando así qué cantidad de bienes o servicios es capaz de fabricar cada persona con empleo en un periodo determinado. La productividad indica el mejor o peor uso que se hace de los factores de producción de una economía concreta, lo que teóricamente refleja su capacidad de competir con eficacia en el mercado. Por tanto, evalúa la cantidad de bienes que produce una empresa según el número de personas que trabajan en ella y la cantidad de tiempo, materiales y recursos necesarios para producir esos bienes.

De este modo, para medir su productividad las compañías suelen estudiar el número de unidades producidas durante un año de acuerdo al número de recursos empleados para fabricarlas. Sin embargo, hay empresas que evalúan su productividad en función del valor de los productos que comercializan, relacionando así las ventas netas logradas durante un año con los salarios pagados a los trabajadores que han contribuido a las mismas. Una forma sencilla de calcularla a nivel nacional sería dividir el PIB del país por el total de horas trabajadas de su población activa. Estos métodos son cuantitativos y no tienen en cuenta la calidad del producto final, que a menudo contribuye a reforzar ciertos aspectos intangibles (la marca y la reputación de la empresa, por ejemplo) que pueden ser fundamentales para el éxito de la compañía.

Como se explica en este blog, la productividad, en otras palabras, “mide la eficiencia de producción por factor utilizado, que es por unidad de trabajo o capital utilizado”, siendo su objetivo el de “establecer la mezcla idónea de maquinaria, de trabajadores y de otros recursos para maximizar la producción total de productos y servicios”.

La productividad depende de multitud de factores: la disponibilidad de los recursos naturales necesarios para la fabricación del producto, el nivel de formación de los trabajadores, la capacidad de la maquinaria y la tecnología que ayuda a acelerar el proceso productivo, la regulación laboral, las normas internas de la empresa, la situación nacional de esa industria concreta, etc. De todos ellos, y de bastantes más, depende que una compañía logre utilizar al máximo los recursos disponibles para producir y vender de la manera más eficiente posible. En definitiva, la productividad no tiene nada que ver con trabajar más horas, sino con trabajar mejor. Según la definición del economista Klein, la productividad consiste en “la adecuada relación que existe entre la meta lograda y los recursos gastados con ese fin”.

Según un informe del prestigioso Economic Policy Institute de Washington sobre la situación laboral de los países desarrollados de la OCDE, Noruega es el país del mundo con mayor productividad. España, al contrario de lo que se piensa, no aparece a la cola y se encuentra por delante de países europeos como Italia y Portugal y de otros como Japón y Nueva Zelanda.

Otros artículos:

Este artículo pertenece a la categoría:

3 comentarios en “Definición de productividad

    .
  • 22 Febrero, 2016 at 9:09 pm

    pues a mi me parese interesante

  • 22 Febrero, 2016 at 9:10 pm

    me parese interesante

  • 22 Febrero, 2016 at 9:11 pm

    es la capacidad de algo o alguien de producir

  • .

Comments are closed.