Redacción Gedesco | 16 Agosto 2015 |

¿Deben (y pueden) subir el salario las pymes españolas?

¿Deben (y pueden) subir el salario las pymes españolas?

La economía mejora, con previsiones de crecimiento alcistas para los próximos trimestres. El trabajador se pregunta entonces si ha llegado la hora de que le suban el sueldo, y también mejore su economía particular. Desde sectores como sindicatos y algunos partidos políticos se alienta a las empresas para que valoren la posibilidad de subir los salarios, en sintonía con la mejora de sus cuentas de resultados.

De hecho, patronal y sindicatos han llegado a un acuerdo para que, efectivamente, se mejoren los salarios, pero con una letra pequeña que impedirá mayoritariamente que esa subida sea efectiva. En un primer momento se ha especulado con la posibilidad de que las pequeñas y medianas empresas se vieran obligadas a subir los salarios, aumentando su gasto en las partidas relacionadas con las nóminas. Pero no será así, a pesar del mencionado acuerdo, que ya está firmado, y que establece subidas de sueldos un 1% este año y un 1,5% en 2016. ¿Cómo es posible que, a pesar de este acuerdo, las pymes no tengan que hacer efectiva esa subida?

Qué recoge el acuerdo entre la Patronal y los sindicatos

Joan Rosell, presidente de los empresarios, y Antonio Garamendi, presidente de la Confederación Empresarial de la Pequeña y mediana Empresa (Cepyme), han asegurado que este aumento de salario es únicamente una recomendación para las empresas, aunque lo llamen cláusula de garantía salarial, ya que no es de obligado cumplimiento.

Los mandatarios de las pequeñas y medianas empresas aseguran que, en su mayoría, siguen registrando pérdidas, por lo que aumentar los salarios a sus trabajadores se hace casi imposible. Todo ello, a pesar de la mejora general de la economía. Por ello, en las negociaciones de los convenios se establece que solo serán posibles incrementos de un 0,5% como máximo.

Más puestos de trabajo, pero mismos salarios en las pymes

Las pymes españolas están consiguiendo estabilidad. Esta estabilidad ayuda a reducir el desempleo, gracias a la creación de nuevos puestos de trabajo desde esta parte tan importante del tejido empresarial. Pero no todo son buenas noticias, ya que hasta el 60% de las pymes sufren pérdidas, tal y como afirma Garamendi, lo que ha supuesto el cierre de 303.000 empresas en España durante los últimos años.

Es por eso que, una subida generalizada de nóminas es valorada como un hecho precipitado. Primero es necesario establecer unas bases más sólidas que ayuden a sustentar los negocios. Consideran a la moderación salarial un factor clave en la mejora de la economía. Junto a la flexibilidad laboral, está siendo uno de los pilares que está permitiendo a las pymes españolas ser más competitivas, así como expandir su actividad empresarial.

Otro escollo para subir salarios: financiación para pymes.

Otro problema que impide la subida salarial es la financiación. La falta de crédito imposibilita a las pymes realizar inversiones mayores, entre ellas, subir los salarios. A esto hay que añadir los abultados casos de morosidad que sufren los autónomos y pequeñas empresas. La morosidad procede en gran medida de las entidades públicas o de las grandes compañías privadas, y están siendo un lastre para acaparar mejoras salariales, puesto que las corporaciones viven en un ambiente de inseguridad en cuanto a los pagos. Dos aspectos que no ayudan a que las pymes tengan la solidez económica necesaria para seguir creciendo, y sobre todo para aumentar los salarios a sus trabajadores. La regeneración de la economía española aún tiene un largo camino por recorrer.

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.