Redacción Gedesco | 30 Julio 2015 | Factoring

Cuándo utilizar factoring y cuándo utilizar confirming

Cuándo utilizar factoring y cuándo utilizar confirming

La morosidad en España y el retraso a la hora de abonar facturas sigue siendo uno de los principales problemas de las empresas españolas. Una situación que genera imprevistos en organizaciones que, aun siendo perfectamente rentables, se pueden ver en problemas debido a falta de liquidez. Si realizamos un trabajo, y no cobramos a tiempo por ello, nuestra actividad se verá lastrada, porque como organización habremos realizado una inversión de tiempo y dinero que no sabemos cuándo vamos a recuperar. Sin embargo, nuestros empleados deben seguir cobrando, tenemos que seguir pagando el alquiler de nuestras instalaciones o debemos reponer material, por poner algunos ejemplos.

El factoring y el confirming pueden ayudar a una empresa en este tipo de situaciones. Aunque tienen ciertas similitudes, en realidad estamos ante dos fórmulas de financiación distintas que permiten resolver diferentes situaciones que afecten a nuestra gestión de cobros y pagos de facturas.

Factoring y confirming: principal diferencia

Por un lado, el factoring es un medio de pago al que recurre una empresa cuyos clientes se retrasan en la fecha de pago prometida. Se trata de una fórmula para adelantar el cobro de un dinero. Es decir, a través del factoring, se convierte una factura emitida o un compromiso de pago (por ejemplo, un pagaré) en dinero efectivo de forma inmediata.

Para entender mejor en qué situaciones se debe apostar por esta fórmula, vamos a explicarlo con un ejemplo práctico y real. Imaginemos una compañía que ha realizado un servicio a un cliente y ha recibido de este un compromiso de pago en un plazo determinado. Por ejemplo, un contrato en el que se asegura que las cantidades se abonarán en un plazo de 60 días. Pero la entidad que ya ha prestado el servicio necesita el dinero antes, por lo que recurre a una entidad para que le adelante esa cantidad pactada en el contrato, a cambio de un porcentaje del total. La entidad a la que se ha recurrido pasa a ser la propietaria de los derechos de cobro de ese trabajo, mientras que el cliente no tiene que esperar 60 días a cobrar, de manera que no se producen desequilibrios de caja.

El confirming, en realidad, es un servicio de pago a proveedores. Se trata de un adelanto de pago de una empresa a un proveedor por una mercancía de productos o servicios que éste haya otorgado a la compañía. Un caso en el que se podría utilizar el confirming sería cuando la empresa ha recibido un producto o servicio de un proveedor, y tiene la factura pendiente de pago por falta de liquidez. La empresa deudora, en este caso, es la que acude a un tercero que adelanta ese dinero y paga en su nombre al proveedor que le ha prestado el servicio o vendido el producto. Digamos que se cuenta con la ayuda de una empresa que facilita que los proveedores cobren a tiempo, siendo la organización pagadora la que cede la gestión de los pagos a un tercero.

Similitudes y diferencias entre ambas modalidades

En ambas opciones de trata de un adelanto de dinero, y en ambos casos estamos ante la conversión de facturas en un dinero inmediato. Sin embargo, existen dos claras diferencias. En el caso de factoring la empresa a la que se le adeuda dinero, es decir, la que ya ha realizado un trabajo y no ha cobrado por él, es la que recurre a este tipo de servicios para poder contar con el dinero que le pertenece. Por el contrario, en el caso de confirming es la empresa deudora, es decir, la que ha recibido un producto o servicio peor no ha pagado por él, la que necesita adelantar el pago a proveedores.

Cuándo usar confirming y cuándo factoring

De esta manera, si eres un autónomo o empresario al que se le debe dinero tras haber realizado un trabajo, puedes solicitar el factoring y convertir tus facturas en dinero en efectivo, sin tener que esperar a una fecha posterior.

Si, por el contrario, eres un autónomo o empresa que tiene pendiente un pago a un proveedor o cliente, pero no cuentas con el dinero necesario para hacerle frente, sería una buena opción adoptar la modalidad de confirming, de manera que tus proveedores queden satisfechos. Es una manera de mejorar la imagen de la empresa, mostrar un compromiso de pago con los clientes, y, por tanto, transmitir un clima de confianza.

Otras noticias de interés

  • Diferencias entre Factoring y ConfirmingDiferencias entre Factoring y Confirming El crédito comercial permite a las empresas y autónomos financiarse a través de la actividad de compra y venta del negocio, como alternativa al crédito bancario. Con la modernización […]
  • Factoring internacional VS Factoring generalFactoring internacional VS Factoring general  El factoring es una operación financiera a través de la cual una empresa cede el derecho a cobrar sus facturas a una entidad. Se trata de una forma de financiación muy […]
  • Dudas comunes en 2016 sobre el factoringDudas comunes en 2016 sobre el factoring Mediante el servicio de factoring, las empresas ceden sus facturas a una entidad financiera para obtener liquidez de forma inmediata y así evitar los posibles riesgos de un retraso en los […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.