Redacción Gedesco | 26 Junio 2015 | Financiación

Crece la morosidad pública y privada en autónomos

Crece la morosidad pública y privada en autónomos

Los autónomos es encuentran a diario con limitaciones y barreras que no encontraría en su camino una pyme o una gran empresa. Una de las más destacadas es la morosidad. Dentro de la estructura empresarial de una economía, el autónomo es el último eslabón. Si una gran empresa se retrasa en los pagos, la pyme que trabajara para ella tardará más en cobrar las facturas emitidas. Y, en consecuencia, el autónomo que trabaja para esa pyme tardará más aun en cobrar sus facturas. La Federación Nacional de Trabajadores Autónomos (ATA) ha presentado recientemente un análisis sobre la morosidad que certifica esta tendencia. El informe analiza lo que han tardado en cobrar los autónomos, tanto de Administraciones Públicas como de entes privados, en lo que va de año. Y los datos de morosidad son aún peores que en el año anterior.

Según el Barómetro de ATA el 49,4% de los autónomos aseguró en 2014 que había sufrido morosidad. Un porcentaje que, en el primer semestre de 2015, se eleva al 52,4%. Dicho de otro modo: crece la morosidad pública y privada en autónomos.

La situación es grave, puesto que esta falta de liquidez dificulta a su vez que el autónomo pueda continuar con su actividad, invertir para mejorar su negocio y captar más clientes y, en definitiva, crecer. Esto, a su vez, implica una menor posibilidad de aumentar las contrataciones y mejorar las cifras de empleo de nuestro país.

Autónomos: ¿cuánto tardan en cobrar?

El 50% de los trabajadores de este colectivo reconoce que cobran sus facturas con un retraso de 90 días. ¿Se imaginan a trabajadores asalariados de una empresa cobrando su sueldo 90 días después de lo habitual? Sería una situación insostenible para cualquier economía familiar que tenga que pagar sus facturas de la luz, del agua, la Comunidad, el alquiler o hipoteca, etc. Exactamente lo mismo le ocurre a un trabajador autónomo.

La morosidad en autónomos va más allá. En 2014, el 22,5% de los autónomos recibía el cobro de las facturas pendientes entre tres y seis meses después del plazo establecido, un porcentaje que ha aumentado hasta al 23%, si nos fijamos en los datos del primer semestre del presente año.

El Barómetro de ATA nos deja más datos en torno a las altas tasas de morosidad que sufren los autónomos. El 44,8% de los trabajadores por cuenta propia afirma a día de hoy que su plazo medio de cobro es de 60 a 90 días. Existen, incluso, autónomos que tardan más de un año en cobrar sus facturas. En concreto, el 7,5%. El lado positivo de este dato es que el año pasado este porcentaje era aún mayor, alcanzando el 8,1%.

Con estas cifras, no es de extrañar que el 49,4% de los autónomos afirma que su negocio está siendo afectado por culpa de la morosidad pública y privada.

Autónomos e impuestos

Frente a estas altas tasas de morosidad, los autónomos necesitan rebajar costes. Los impuestos son uno de los elementos que más incomoda a los autónomos, especialmente el IVA. Así lo certifica el hecho de que el 55,3% de los encuestados afirme que para ellos sería primordial una bajada del impuesto de IVA. Del mismo modo, un 40,2% considera que el primer impuesto que se debería reducir son las cotizaciones sociales, mientras que, en último lugar, el 25,3% se decanta por la reducción del IRPF.

Asimismo, ATA ha querido saber si los autónomos prefieren cotizar a la Seguridad Social de acuerdo con el 30% de su rendimiento. Los resultados revelan que existe un porcentaje muy similar entre los que sí están dispuestos a aceptar está opción y los que no, con un 38% y 38,8% respectivamente.

Otras noticias de interés

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.