Redacción Gedesco | 26 Agosto 2013 | Consejos para empresas

Construyendo un equipo desde el principio

Construyendo un equipo desde el principioA la hora de emprender es importante establecer unos criterios sobre los que se basará la gestión de los recursos humanos de la empresa. Cuando la construcción de un equipo de trabajo va paralela a los primeros vaivenes de un negocio cada decisión cuenta mucho más de lo que parece. Por eso, es fundamental que el capitán del barco asuma la responsabilidad sin miedo. 

Lo primero que debe hacer un emprendedor cuando contrata a sus primeros trabajadores es dejarles bien claro dónde se meten. Pero sin dramatismos. Es decir, apelar a su compromiso con el proyecto que comienza y mostrarles qué dificultades van a tener que afrontar para que salga adelante. Una vez dentro la comunicación con ellos debe ser fluida.

Confiar y delegar, máximas al formar un equipo de trabajo

Sin embargo, esa comunicación fluida con el equipo de trabajo no puede estar monopolizada por las reuniones. A menudo las reuniones son el principal antagonista de la productividad. Y eso en un negocio que está empezando es una losa. Como responsable de ese naciente equipo también es importante que empieces a delegar determinadas decisiones en cada responsable. Llegará un momento en el que no todo pueda pasar por tu filtro. Cuando esto ocurra habrá que vigilar que quien va a tomar esas decisiones cuente con nuestra máxima confianza.

Otra dificultad añadida a la hora de crear un equipo de trabajo desde cero es que no existe el organigrama o en el mejor de los casos se va creando a medida que el equipo se va conformando. Por eso lo mejor es huir de los títulos pomposos y mantener una estructura flexible para afrontar las nuevas necesidades.

Planea para los próximos seis meses y premia la actitud

Las necesidades de la nueva empresa van a ir cambiando y así lo hará el equipo de trabajo. No es aconsejable la inestabilidad, pero es fundamental que se vayan cubriendo las necesidades a seis meses vista. No podemos pensar qué profesionales vamos a necesitar dentro de dos años; ya se hará a su debido momento. Al principio, preocúpate por asegurar la estabilidad y la supervivencia para el próximo medio año.

En cuanto al perfil de los miembros de un equipo de trabajo en construcción debe primar la buena actitud. Un candidato con una actitud receptiva e identificado con el proyecto puede compensar con creces deficiencias en el currículum o en sus habilidades. Al fin y al cabo, aprender es fácil, pero cambiar una actitud es casi imposible.

Otras noticias de interés

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.