Redacción Gedesco | 5 Diciembre 2013 | Consejos para empresas

Consejos útiles si tu empresa es una tienda

Consejos para gestionar una empresa

Si tienes una tienda, independientemente del tipo de producto que vendas y el público al que te dirijas, existen una serie de consejos que debes tener en cuenta para que las cosas funcionen. Una tienda tiene la particularidad de que el cliente entra directamente en la intimidad del negocio. Por eso, la presentación y la imagen que queremos transmitir deben estar cuidadas al detalle para no dar una mala impresión a la vista.

En general, las tiendas suelen ser negocios familiares con las ventajas y los inconvenientes que eso conlleva. Mayor compromiso y confianza entre los socios, pero también roces que conducen al conflicto y convivencia entre distintas generaciones con ideas empresariales diferentes.

Una tienda se gestiona en el día a día

Existen unas tareas imprescindibles para garantizar el buen funcionamiento operativo de una tienda. Son unas tareas que no te llevarán más de media hora al día pero que deben hacerse a diario. Es fundamental sacar un rato para comprobar pedidos, pagos inminentes, tickets y caja o gestionar la provisión de mercancías. Hacer bien estas tareas es lo que diferencia a una tienda con unas bases que funcionan de otra que no.

La atención que dediquemos a los proveedores es también importante. En este sentido, es importante establecer una eficaz rotación de productos en nuestra tienda. Esto hará que no nos quedemos desprovistos de alguna mercancía de manera sorpresiva o durante más tiempo de la cuenta. Afortunadamente, gracias a diferentes herramientas informáticas hoy es mucho más fácil controlar qué productos están cerca de agotarse y anticiparnos a su falta antes de que esté cerca de producirse.

Saber delegar y dejarse aconsejar es fundamental

Además de saber delegar, es importante que las tareas administrativas no dependan exclusivamente de nosotros. Es lógico que en tu propio negocio quieras ser tú quien lleve el control operativo, pero debemos asegurarnos que la tienda puede funcionar con total normalidad en nuestra ausencia. Para ello, es importante que la organización administrativa esté lo suficientemente clara y puesta por escrito para que las cosas se hagan siempre de la manera correcta.

Aunque la última palabra sobre la gestión de la tienda sea la tuya, siempre es recomendable dejarse aconsejar sobre las decisiones estratégicas más adecuadas para cada momento. Cuando hablamos de decisiones estratégicas nos referimos a asuntos como los productos a los que queremos dar prioridad, como los que se venden mejor o los que nos dan un mayor margen de beneficio, entre otros.

Otras noticias de interés

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.