Redacción Gedesco | 21 Mayo 2014 | General

Esa confianza tan necesaria para darle un empujón a la economía

confianza-economía-consumidor-indicadores-crecimiento

¿Es la confianza la que hace que la economía vaya mejor o es la buena salud de la economía la que hace mejorar la confianza? Todo parece indicar que se trata de una relación recíproca, por lo que sea que fuere, las mejoras de la confianza siempre van a resultar positivas. Y es que si los consumidores tienen una percepción mejor de la situación económica, todo parece indicar que esto favorece su consumo y termina beneficiando a las empresas.

Mejora la confianza pero la percepción todavía es negativa

Cada mes el Centro de Estudio Sociológicos (CIS) recoge tres datos fundamentales en lo que a confianza se refiere: el Indicador de Confianza del Consumidor (ICC), el Indicador de Situación Actual y el indicador de Expectativas. Todos siguen una tendencia de crecimiento muy similar, de manera que los aumentos y disminuciones suelen ir a la par en los tres indicadores. Desde que en junio-julio de 2012 se produjera una caída estrepitosa de los tres indicadores coincidiendo con el anuncio del rescate bancario a España, estos datos han ido aumentando progresivamente desde entonces.

Los datos de abril reflejan que seguimos este mismo camino de crecimiento de la confianza, tanto con respecto al mes anterior como al 2013.

Además, lo más destacado no es que solo mejore la percepción que los consumidores tienen en la actualidad, sino también de lo que sucederá en los próximos meses, tal y como refleja el Indicador de Expectativas. En este sentido, de los tres componentes que conforman este dato, el que más sube es la perspectiva de la economía en general, mientras que el aumento no ha sido tan grande en las expectativas del mercado de trabajo o de la situación de los hogares.

Sin embargo, todavía no hay que lanzar las campanas al vuelo, puesto que pese a estos aumentos progresivos, los indicadores todavía reflejan que la percepción de los consumidores es negativa.

Comparativa con otros países

Estos datos contrastan con los de Alemania, donde la confianza del consumo alcanzó en abril sus niveles más altos desde 2007. Una situación muy diferente a la de Francia, que en abril experimentó una reducción de la confianza del consumo. Por otro lado, tras anunciar sus previsiones de crecimiento, la Unión Europea ya ha manifestado su preocupación por la disminución de la confianza en la región. “El mayor riesgo de corrección a la baja de estas perspectivas de crecimiento sigue proviniendo de la pérdida de confianza que volvería a generar un estancamiento de las reformas”, han manifestado desde la Comisión Europea.

Está claro que no solo de confianza vive la economía pero, como hemos dicho, se trata de un buen indicador que no hace sino reflejar que aunque sea muy levemente, los consumidores están mejorando su percepción actual y las expectativas de mejora en el futuro.

Otras noticias de interés

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.