Redacción Gedesco | 22 Abril 2013 |

Cómo ser un buen jefe

Cómo ser un buen jefeAlgunos, con mucho sentido del humor y bastante mala uva pensarán que la expresión buen jefe es una contradicción en los términos. Bromas aparte, es muy importante para el empresario tener bien claras cuáles son las características que le pueden convertir en alguien respetado entre sus trabajadores. ¿A ser jefe se aprende o hay que valer? Como para casi todo en esta vida, una mezcla de las dos.

La experiencia nos puede ir dando las herramientas y las tablas para aprender a gestionar un equipo y a llevar determinadas situaciones, pero también el carácter influye en cómo se ejerce el mando. Hay quien piensa que no se puede ser un buen jefe si no se es antes una buena persona. Otros creen que para mandar hay que dejar de lado los sentimientos en la medida de lo posible y guiarnos solamente por razones profesionales.

¿El hábito hace al monje? ¿El mando hace al jefe?

Para saber cómo ser un buen jefe primero tendremos que puntualizar qué entendemos por ser un buen jefe. Un buen jefe es una persona que sabe gestionar los recursos de una empresa de manera eficaz y profesional. Pero para cumplir correctamente con esas obligaciones los métodos pueden variar mucho de una persona a otra. Quizá en este punto el ámbito más polémico es la gestión del equipo de trabajo.

A un buen jefe se le presuponen habilidades de liderazgo, de comunicación y dotes de mando. Esto quiere decir que no todo el mundo vale para mandar. Esto tampoco significa que un jefe deba ser la persona más social y simpática de la oficina; al fin y al cabo, hay personas con un carácter más abierto que otras. No se trata de establecer una amistad de corazón con las personas del equipo, simplemente de que las cosas se hagan de la mejor manera y en el mejor ambiente posible.

Un buen jefe debe ser motivador, trabajador y humilde

Es preferible que un jefe sea admirado a que sea temido. Por eso, a la larga es más rentable para nuestra empresa la motivación que la coacción. Aunque debe ser una persona decidida y consciente de sus decisiones, también está bien que sea autocrítica y esté abierta al aprendizaje continuo venga de donde venga.

Por último, el jefe debe tener un comportamiento ejemplar. Es difícil exigir a otras personas lo que no somos capaces de hacer nosotros mismos. Un buen jefe debe trabajar, sacrificarse y entregarse como el que más.

Y para vosotros, ¿qué es ser un buen jefe?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.