La crisis del coronavirus está afectando a miles de pymes y autónomos en nuestro país, viendo reducida incluso paralizada su actividad. Algunas de las principales causas de esta situación como el descenso en las ventas, las dificultades de abastecimiento de ciertos materiales que provienen de otros países como China o la caída de la producción, están provocando una escasez de liquidez dentro de las empresas.

El Gobierno lleva semanas anunciando medidas, cómo avales públicos, aplazamientos de impuestos… para evitar que las empresas quiebren; pero estas medidas no son suficientes, ya que muchos empresarios no cuentan con ingresos y tienen multitud de gastos a los que hacer frente.

Es importante que los empresarios realicen un plan de acción para controlar la liquidez con la que cuenta la empresa, asegurándose la entrada constante de ingresos para poder hacer frente a los pagos previstos.

En este plan de acción, las empresas y autónomos, deben revisar la situación en la que se encuentran sus principales proveedores, ya que si cae su actividad puede afectarles negativamente a su negocio. Y ver si de alguna forma es posible volver a negociar el contrato o solicitar una refinanciación.

Si en este escenario, vemos que las medidas no son suficientes para poder hacer frente a las facturas, es conveniente que las empresas recurran a otros instrumentos como solicitar financiación a entidades especializadas.

Gedesco, pone a disposición de las pymes y los autónomos, un fondo de 700 millones de Euros, con el que pueden obtener la liquidez que necesitan para hacer frente a sus facturas y así resistir esta crisis.