Redacción Gedesco | 15 Mayo 2013

Cómo aplazar el pago de las deudas con la Administración Tributaria

En una situación como la actual, en que los problemas de liquidez en las empresas están a la orden del día, la Agencia Tributaria permite solicitar el aplazamiento y fraccionamiento del pago de las deudas tributarias que se tengan con la Administración.

La Ley permite el aplazamiento y fraccionamiento de la mayoría de los impuestos, únicamente no se puede solicitar en el caso de la declaración anual del IRPF (que tiene su propio sistema) y el pago trimestral de las retenciones a trabajadores y profesionales.

En el resto de los casos puede tramitarse directamente a través de la web de la AEAT en el momento de presentar dicho impuesto o bien con posterioridad. De igual modo puede solicitarse presentando un escrito a través del registro de la Agencia Tributaria.

Para aquellas deudas inferiores a 18.000 euros no será necesario la presentación de aval o ningún tipo de garantía. Para las deudas superiores a esta cantidad, hay que presentar aval bancario, seguro de caución o una garantía hipotecaria que respalde el pago de dicha deuda.

Es el propio contribuyente el que propone el número de plazos en el que se fraccionará el pago y el momento en que se empezará a pagar. La propuesta es analizada por Hacienda y ésta remite una resolución aceptando dichos plazos o haciendo su propuesta en función de la cuota a pagar que pretenda establecer.

El fraccionamiento lleva aparejado la liquidación de los intereses correspondientes. El interés a aplicar es el interés legal del dinero que se establece en cada año en los Presupuestos Generales del Estado. EL tipo que se aplica es el de mora, que para 2013 se ha fijado en el 5%.

Es importante tener en cuenta que el incumplimiento de pago de alguna de las cuotas puede suponer la cancelación del aplazamiento. En ese momento la Administración solicitará el pago de la cantidad pendiente de pago y además podría denegar nuevos aplazamientos solicitados por el contribuyente.

Por otro lado, el propio contribuyente puede solicitar en cualquier momento la cancelación del aplazamiento y el pago de la deuda pendiente, ahorrándose los intereses que se pudieran generar. Para ello deberá solicitar a la Administración una carta de pago por el importe pendiente y abonar la cantidad adeudada.

Foto: Flickr | 401(K) 2013

Este artículo pertenece a la categoría: