Redacción Gedesco | 10 Septiembre 2015 | Consejos para empresas

Cómo actuar cuando no nos pagan

Cómo actuar cuando no nos pagan

Los impagos. Un problema de muy difícil solución y que genera un gran perjuicio para la empresa o autónomo que lo sufre. Incidimos especialmente en este colectivo, y en el de las pequeñas empresas, puesto que son los más indefensos ante este problema. Es muy difícil reponerse cuando a una pequeña organización se le deben diversas cantidades de dinero. En primer lugar, su volumen de facturación le impide contar con un gran remanente de caja, que le permita hacer frente a los impagos que sufre. Por otro lado, su capacidad de financiación también es menor que la que posee una gran corporación, de manera que no puede solventar con la solicitud de préstamos la falta de liquidez generada por la morosidad.

¿Cómo prevenir esta desagradable situación? Es realmente frustrante que la actividad empresarial de una organización se vea frenada por culpa de terceros. Por tanto, ¿cómo defendernos de una situación de morosidad? A continuación te facilitamos diversas acciones para intentar prevenir, en la medida de lo posible, el retraso en los pagos o el impago. Incluso, es posible llegar a un proceso de juicio monitorio, aunque lo ideal sería no llegar a esta situación límite.

Recursos para evitar situaciones de morosidad

  • Crear una factura meticulosa con todos los términos de pago. Especificar tanto el modo de pago como la fecha máxima que tiene el cliente para pagar lo acordado. Si se sobrepasa el periodo de pago, podemos cobrar cuotas o intereses sobre la cantidad que no ha sido pagada. En la factura también debe aparecer las penas que se aplicarán si no se cumple con los pagos.
  • Al comienzo de la relación laboral con el cliente, la empresa puede establecer una hoja de encargo, donde se especifique dicha relación y las fases del convenio. No debe faltar la firma del cliente.
  • Llevar un seguimiento de las facturas de los clientes. En el caso de sufrir morosidad en la primera factura, la empresa deberá investigar el motivo del impago. Si fue por un problema ajeno al cliente, en la segunda factura no tiene por qué surgir problemas. Si, por el contrario, el cliente declara no poder hacer frente a los pagos, podemos facilitar los pagos mediante un periodo de plazos diferentes o establecer un intercambio de materiales y no de dinero.
  • Recurrir a un abogado. Esta figura judicial se encargará de negociar con el cliente. En caso de llegar a juicio, el abogado representará a la empresa como víctima de la morosidad de su cliente.
  • En el caso en que la empresa valore la cantidad facturada como un ingreso gravable, puede llegar a deducir las facturas no pagadas.

¿Qué hacer cuando la factura ha vencido y no hemos cobrado?

Tres opciones: contratar una empresa de cobros, no permitir el uso o disfrute del servicio o producto por parte del cliente o recurrir al proceso monitorio.

Éste último es un juicio rápido y sencillo para exigir el pago de las facturas. Si la cantidad es inferior a 2.000 euros, el representante de la empresa puede acudir al juzgado sin abogado.

El factoring, como sistema de cobros anticipados

Bajo esta modalidad, una entidad financiera se hace cargo de los derechos de gestión de cobro de las facturas que tiene pendientes una empresa, que es quien solicita este servicio. De esta forma, la empresa recibe inmediatamente la cantidad adeudada por parte de la compañía de factoring. En caso de morosidad del cliente, la empresa no se verá afectada por problemas de liquidez.

Este sistema de financiación permite que la empresa pueda recibir el cobro de sus facturas de forma anticipada, lo que le permitiría seguir con el desarrollo normal de la actividad empresarial.

Existen dos tipos de factoring: con recurso y sin recurso. En el primero de ellos, es la propia empresa la responsable de hacer frente a la insolvencia del cliente. Sin embargo, en el factoring sin recurso, es la entidad de factoring la que asume toda la responsabilidad en caso de morosidad, cubriendo el total del importe de las facturas.

 

 

Otras noticias de interés

Un comentario en “Cómo actuar cuando no nos pagan

  • 23 Septiembre, 2015 at 10:25 pm
    Permalink

    Muy buen artículo, hoy en día debería de ser la máxima para las empresas de nuestro país preocuparse por tomar medidas preventivas que limiten al máximo posible los índices de morosidad ya que la fase del recobro cada vez es más conflictiva.

    Reply

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.