Redacción Gedesco | 9 Julio 2016

Cómo aprovechan los comercios las rebajas

Cómo aprovechan los comercios las rebajas

¡Vivan las rebajas! Esto es lo que piensan muchos clientes. Sin embargo, las empresas también pueden aprovechar las rebajas de verano para encontrar nuevos clientes, fidelizar a los actuales y mejorar su facturación. Si saben cómo actuar, los propietarios de los comercios pueden verse beneficiados de este periodo, gracias al uso de una serie de estrategias que le pueden aportar notoriedad y buenos resultados.

Trucos de los comercios para aprovechar las rebajas

Lo primero que tiene que hacer cualquier tienda, sea de la marca que sea, es definir sus objetivos. El interés del negocio puede ser deshacerse de cierto stock. Pero podemos ir más allá y favorecer la venta de otro tipo de productos que no están rebajados, pero que pueden resultar complementarios a los anteriores. Esta acción conocida como crosseling, lleva a los clientes, de forma sutil, a otros productos con mayor margen, con el objetivo final de aumentar el valor medio del carro de compra.

Pero, además, podemos utilizar las rebajas para atraer a un público diferente al habitual, y otras cuestiones estratégicas de negocio que pueden ser útiles, y que podemos potenciar gracias a las rebajas de verano.

Segmentación de descuentos

¿Tiene sentido colocar unos descuentos en un determinado lugar por la mañana, y cambiarlos de lugar por la tarde? Por supuesto. Imaginemos una tienda de ropa. A primera hora, lo más probable es que nos visite un público de una edad mayor que el que nos visitará más avanzada la mañana. Podemos iniciar una segmentación de descuentos por edad, colocando en zonas calientes de la tienda unos descuentos de verano que, avanzada la mañana, podemos reubicar en otras áreas, para mostrar preferentemente diseños que puedan resultar más atractivos para un público joven.

Rebajas de verano, según objetivos

Si tu intención es hacer crosseling puedes tirar los precios de un determinado producto por debajo del margen. Sin embargo, debes calcular previamente éstos, en el caso de que tu intención no sea esa. Rebaja productos que puedan resultar como reclamo de otros, pero calcula previamente hasta dónde puedes bajarlo. En muchas ocasiones, no nos damos cuenta de que estamos perdiendo dinero. Hay que valorar si esos ingresos que recibes por la venta, están en realidad compensándote.

Puede que te estés preguntando en qué otros casos sí le puede interesar perder dinero a un negocio. Pasamos a explicarlo.

En muchas ocasiones, una campaña de rebajas de verano muy agresiva puede darte una publicidad más interesante que cualquier campaña publicitaria. En los casos en los que hayas valorado las rebajas de verano como una inversión de marketing, sí te interesará colocar productos por debajo de margen. Un cartel enorme de “Descuentos de hasta el 80%”, llenará tu tienda de clientes. Más que cualquier cuña de radio que puedas emitir.

Obligaciones de los comercios en las rebajas

Obligaciones de comercios en rebajas

Al margen de las estrategias de venta y marketing, debes tener en cuenta que los comercios, en las rebajas de verano, tienen que cumplir una serie de obligaciones.

Calidad de los productos

En las etiquetas de los productos que se van a vender tiene que aparecer el doble precio. Es decir, el precio anterior a las rebajas y el precio actual tras aplicar el descuento. Además, tiene que constar el porcentaje de la rebaja.

Devolución de los artículos

Esto se da sobre todo en el sector textil. Muchas veces la moda pasa factura y las prendas, al estar rebajadas, puede que sean de peor calidad. La Ley General para la Defensa de los Consumidores y Usuarios indica que el comerciante está obligado a devolver el importe de la prenda a la persona afectada, o descambiar esa prenda por otra exactamente igual, con las mismas características.

Situación de las rebajas

La ley hace referencia a que las rebajas deben conocerse con anuncios explicitados de forma previa y deben permanecer visibles en los comercios aunque estos se encuentren cerrados.

Estas recomendaciones son de obligado cumplimiento para los comercios. De no llevarlo a cabo la ley puede proceder a su cierre.

Este artículo pertenece a la categoría: