Redacción Gedesco | 26 Marzo 2016

¿Está afectando la cláusula suelo a las empresas?

¿Está afectando la cláusula suelo a las empresas?

La cláusula suelo es ese indicador que los bancos fijaron en las hipotecas para establecer un mínimo en el interés. Si el Euribor y el diferencial no suman el mínimo de la cláusula suelo, el individuo debe pagar igualmente ese mínimo establecido. El problema es que para que esto sea legal, el banco debe haber indicado de forma explícita que esa cláusula existe. Y  el cliente aceptarlo, siendo plenamente consciente de la situación. Pues bien, muchos casos derivados con esta situación se han derivado a la Justicia, por resultar que en ningún caso se había informado a los usuarios sobre la existencias de estas cláusulas suelo en los contratos hipotecarios firmados.

Pero el problema de la cláusula suelo no afecta únicamente a los particulares. Existen un gran número de empresas y profesionales autónomos que se han dado cuenta de que cuentan con este indicador en su hipoteca. Tras los primeros casos en los que los jueces han dado la razón a los usuarios particulares, han empezado a surgir también situaciones similares que afectan en este caso a autónomos y pymes.

En este sentido, y para casos de particulares, el Tribunal Supremo ha tomado parte en el asunto, y asegura que las cláusulas son abusivas, y por ello, se están dando muchos casos en los que se les está devolviendo el dinero. ¿Ocurre lo mismo si el hipotecado es una entidad empresarial o un autónomo?

Cómo reclamar si eres una empresa

Sin embargo, en el lado de las empresas, hay un problema y parece ser distinto. Las empresas sí tienen más conocimientos legales, y se da por hecho que sí conocen este indicador. Por lo tanto, la premisa por la que se ha dado la razón a particulares en este tipo de procesos queda invalidad.

Se da por hecho, que una empresa sí debe ser consciente de lo que significaba esta cláusula en el momento de firmarla, por lo que las entidades no están dispuestas a devolver el dinero. No ocurre lo mismo en el caso de un autónomo. Esta figura sí se asemeja más a la de un particular, por lo que en algunos casos, sí se está logrando un reembolso del dinero para este colectivo.

Por tanto, si eres empresario o autónomo, y quieres reclamar este dinero por estar afectado por la cláusula suelo, debes de tener en cuenta las razones por las que se puede abrir un proceso legal. En los siguientes casos, puede haber opciones de reembolso del dinero:

  • Información. Más bien la ausencia de ella. Tanto particulares como pymes o autónomos, aluden a esta razón. En el momento en el que se firma la hipoteca, la entidad financiera no informa de la existencia de este indicador, y, por tanto, han tenido que pagar sin conocer las condiciones.
  • La falta de reciprocidad. Entre la entidad financiera y la empresa hay una falta de reciprocidad, ya que en el momento de la firma de la hipoteca se establecen y se diferencian los derechos y obligaciones de las dos partes, por lo que al producirse la falta de información con respecto a la cláusula suelo, se está perjudicando de forma directa a la empresa.
  • La falta de proporcionalidad. La cláusula suelo asegura un mínimo a la entidad bancaria. De manera que si el Euribor cae (como ha sido el caso y el principal hecho que ha destapado la polémica),  el banco seguirá cobrando un mínimo de interés. Por el contrario, no se fija un indicador máximo para que, en caso de que se disparen los intereses, la empresa se asegure que no va  a pagar más de una cantidad determinada. Por tanto, los intereses del banco son mejores que los de los clientes, por lo que existe una desproporción importante entre ambas partes.

Sentencia del Tribunal Supremo

Además, es importante señalar que existe una sentencia el Tribunal Supremo el 9 de mayo de 2013 en la que  calificó estas causas como condiciones generales de la contratación y, por tanto, sometidas a la Ley de Condiciones Generales de la Contratación (LCGC). Con ello, se deja entrever que la reclamación también puede realizarse cuando el prestatario es un profesional autónomo o empresario, ya que también le es aplicable esta legislación.

Este artículo pertenece a la categoría: