Redacción Gedesco | 28 Noviembre 2014 | Consejos para empresas

Prepárate para el cierre fiscal y contable

cierre-fiscal-contable-empresa-planificación-obligaciones-financiación

Los polvorones y los turrones ya nos lo anuncian, se acerca la Navidad y con ella el final del año. Es ahora cuando nos entran las prisas con todo lo que teníamos previsto hacer para este 2014 pero que por unas cosas u otras no hemos hecho. Sin embargo, hay otras tareas de las que no podemos escapar y con las que nos tenemos que poner manos a la obra antes de terminar el año, como es el cierre fiscal y contable de la empresa.

Organización y planificación, los aspectos básicos

Los expertos contables coinciden en que para realizarlo adecuadamente el cierre debe asentarse sobre dos pilares: organización y planificación. Para ello, lo primero es ordenar toda la documentación que tenemos que justifique las entradas y salidas de dinero. Para que no haya ningún problema a la hora de ajustar saldos es fundamental comprobar que todos los gastos e ingresos están convenientemente justificados. Aunque pueda parecer algo muy rutinario y sencillo, es aquí donde suelen surgir los problemas, ya que cuando se trata de pequeños gastos o ingresos nos olvidamos de justificarlos o no nos acordamos de qué eran y ello puede dificultarnos cuadrar las cuentas.

En la labor de revisión, también habrá que tener en cuenta que se han cumplido las obligaciones contables a lo largo del ejercicio y se han presentando todos los impuestos dentro de los plazos.

También es importante estar al día de las novedades fiscales que puedan afectarnos para lo que será fundamental conocer si  se han hecho reformas fiscales a lo largo del año y si pueden afectarnos a la hora de realizar el cierre.

Para progresar, conviene analizar

También llega el momento de echar la vista atrás, recordar los objetivos que teníamos previstos para el año y si se han cumplido, ver qué hemos hecho bien, para seguir en la misma línea, o qué es lo que tenemos que cambiar en materia de gastos e ingresos.

Asimismo, y una vez que contemos con todo el resumen de lo que ha sido el año a nivel de resultados, conviene que establezcamos los objetivos para el próximo año, así como los medios de los que disponemos o vamos a disponer para llevarlos a cabo. En este sentido, será fundamental analizar las necesidades de financiación que tendremos para el 2015.

Otras noticias de interés

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.