Redacción Gedesco | 23 Junio 2015

Cheque y pagaré: Diferencias

Cheque y pagaré: diferencias

El cheque y el pagaré son dos conceptos realmente similares. A grandes rasgos, tanto cheques como pagarés sirven para abonar cantidades que se adeudan. Pueden ser utilizados tanto por empresas como particulares, aunque es mucho más común que sean habilitados en el ámbito empresarial, para abonar transacciones por compras de producto o abono de prestación de servicios. Cheque y pagaré son conceptos similares, aunque tienen una gran diferencia: el tiempo en el que se podrá acceder al cobro de las cantidades referenciadas en el documento de cheque o en el pagaré. Vamos a profundizar a continuación en estos conceptos, siempre explicándolos de una forma sencilla y simplificada, para que el lector pueda entender, de forma general, cuál es la diferencia entre cheque y pagaré.

Tanto el cheque como el pagaré consisten en la entrega de un papelito o documento por parte de una entidad financiera o persona, en el que se autoriza a cobrar una determinada cantidad de dinero, puesta en el papel, por parte de otra persona o empresa. Sin embargo, en el momento en que se concede el pagaré, aparece la fecha a partir de la cual se puede hacer efectivo el cobro. Mientras, en el cheque, no se determina ningún plazo para poder cobrar el dinero estipulado.

En ambos documentos, cheque y pagaré, aparece la fecha de emisión y la firma del emisor de forma manual, ya que no está permitido ningún medio de firma o identificación considerado como mecánico. Pero en las diferencias entre el cheque y el pagaré encontramos que en éste último no están admitidos los pagarés al portador, lo que significa que deberán ser emitidos para una persona en concreto, ya sea una persona física o jurídica. Sin embargo, los cheques pueden ser cobrados por cualquier persona, ya que no aparece el nombre del receptor del cheque, que podría ser al portador, por ejemplo.

Tipos de cheque

  • Cheque personal: es el que se emite directamente desde la cuenta corriente de la persona física o empresa. En este caso, el receptor del cheque deberá tener fondos suficientes en el banco a la hora de pagar, porque si no el banco no lo abonará y tendrá que pagar comisiones.
  • Cheque conformado: la entidad bancaria que concede el cheque anota en el mismo la palabra ‘conformado’, verificando de esta forma que hay fondos y que se pagará la cantidad establecida. Para ello, la entidad bancaria retiene ese dinero en la cuenta del receptor sumándole las comisiones.
  • Cheque bancario: es el banco el que paga de forma directa la cantidad marcada.
  • Cheque del Banco de España: es un cheque concedido por el Banco de España.
  • Cheque de ventanilla o de caja: cheque que firma el cliente para verificar que ha recibido el dinero pactado en efectivo de su propia cuenta desde la ventanilla.

Tipos de pagarés

  • Pagarés a abonar en cuenta, que sólo se cobran ingresándolos en la misma.
  • Pagaré a la orden: el receptor del pagaré puede cederlo a un tercero, sin obligación de comunicárselo a la empresa que concede el pagaré.
  • Pagaré no a la orden: el receptor puede ceder el pagaré a un tercero pero notificándoselo el emisor del mismo, para que éste no se niegue a conceder finalmente el pagaré.
  • Pagaré a la vista: el pagaré se cobra en el momento en que se presenta.
  • Pagaré a fecha fija: se cobra en un día determinado.
  • Pagaré bancario: Pagaré concedido por entidades bancarias en el que aparece la fecha de vencimiento para no incurrir en impagos.
  • Pagaré de empresa: pagaré específico de una determinada empresa, que puede imponer sus propios requisitos y condiciones de pago.

Otros artículos: ¿Cómo funciona el Factoring?

Este artículo pertenece a la categoría:

Un comentario en “Cheque y pagaré: Diferencias

    .
  • 17 Agosto, 2016 at 6:48 pm

    que buena informacion hizieron

  • .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.