Redacción Gedesco | 23 Junio 2014 |

Transmite seguridad y confianza con Infocif

Infocif-seguridad-confianza-descuento-pagarés-empresas-factoring-morosidad

Hoy día no es fácil conseguir garantías o pequeñas ayudas que nos indiquen de qué empresas podemos fiarnos y de cuáles no, y combatir así el grave problema de la morosidad. Por ello, hoy vamos a hablar del certificado de confianza financiera de Infocif.

Combatir la morosidad con confianza

La morosidad todavía es uno de los principales problemas que acechan a nuestras empresas. Es difícil acabar con toda la morosidad de golpe. Sin embargo, en lo que aquí nos concierne, que es la actividad empresarial, si contamos con un negocio que está completamente saneado, tenemos que tener mucho cuidado de no establecer acuerdos con empresas que puedan tener deudas pendientes, ya que la próxima vez podríamos ser nosotros a los que deban dinero. Una de las maneras de evitar empresas morosas es saber de antemano que no tienen ninguna deuda y para ello necesitamos referentes como el certificado de Infocif.

Pero no solo eso, también podemos ser nosotros mismos quienes solicitemos el certificado de confianza financiera de Infocif para transmitir seguridad a aquellos proveedores o empresas que deseen tenernos como clientes.

Solicitar el certificado de Infocif

Con este certificado demostraremos a nuestros posibles proveedores valores tan importantes como la fiabilidad y confianza. Una empresa que tenga este certificado demuestra que no tiene nada que ocultar. Pero ¿qué es lo que tenemos que hacer para que nuestra empresa tenga este certificado? Es muy sencillo, solo tendremos que enviar nuestras Cuentas Anuales a Infocif y obtendremos nuestro certificado.

De este modo, una vez que ya tengamos el certificado, podremos transmitir una imagen de total transparencia a las entidades financieras y a los proveedores con los que queramos trabajar, así como una seña de calidad frente a nuestros competidores.

También debemos recordar que si somos nosotros los que estamos en una situación extrema en la que nos cuesta hacer frente a los pagos de nuestros proveedores, tenemos alternativas de financiación como el factoring sin recurso o el descuento de pagarés que pueden sernos muy útiles. Gracias a ellos podremos afrontar nuestras facturas y no tendremos que formar parte de la lista negra de morosos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.