Redacción Gedesco | 14 Abril 2016 | Financiación

Características generales de una letra de cambio

Características generales de una letra de cambio

La letra de cambio es un título de crédito formal. Contiene una orden por la que se debe pagar a su vencimiento un importe de dinero en un lugar determinado.

Hace referencia a la validez y eficacia dentro del tráfico jurídico, quedando supeditada a que esta letra de cambio reúna los requisitos que aparecen establecidos legalmente en la Ley cambiaria. De la misma forma, en el artículo 1 de la Ley cambiaria se recogen las condiciones que deben cumplir la letra de cambio para que sea válida. Estas condiciones son las siguientes:

  1. La denominación de letra de cambio deberá aparecer en el título de la misma expresada en el mismo idioma que se ha empleado para su redacción.
  2. La orden de pagar una suma de dinero determinada en euros o en moneda extranjera que pueda ser convertible y admitida a cotización oficial.
  3. El nombre del librado, es decir, de la persona que tiene que pagar.
  4. La fecha de vencimiento de la letra de cambio.
  5. El lugar donde se debe efectuar el pago.
  6. El nombre de la persona a quién se debe realizar el pago o a cuya orden se debe efectuar.
  7. La fecha y el lugar en el que la letra de cambio se libra.
  8. La firma del librado, el que emite la letra de cambio.

El legislador prevé que la letra de cambio no es considerada como tal si no recoge estos aspectos o requisitos mencionados. Además, establece unas presunciones legales que suplen a estos requisitos y que permiten mantener la consideración del título. En el artículo 2 de la Ley cambiaria se indica que si algún documento carece de alguno de los requisitos no se considerará letra de cambio, excepto si cumple alguna de las siguientes condiciones. La primera es que si el vencimiento de la letra de cambio no aparece explicito se considerará pagadera a la vista. La segunda condición hace referencia a la falta de indicación especial donde el lugar designado junto al nombre del librado se considerará como el lugar del pago y como lugar del domicilio del librado. Y la tercera y última condición es que la letra no indique el lugar de emisión, por lo que se considerará librada en el mismo lugar designado junto al nombre del librador.

Otra de sus características es que es fija en sí misma dentro del ámbito del derecho que recoge la propia letra de cambio sin hacer referencia a otros documentos. Una tercera característica recae sobre el pago, el cual deberá ser en dinero en efectivo y, además, no están permitidos los pagos en especie. Asimismo, la cantidad a pagar deberá estar indicada de forma numérica.

Por otro lado, el pago de deberá realizar a la fecha de vencimiento que indique la letra de cambio y en el lugar donde especifique la misma. En caso de que no se indique nada, se aplicarán las previsiones recogidas en el artículo 2 de la Ley cambiaria. El pago se deberá realizar a la primera persona que aparezca en el título.  Y, por último, el mandato de pago es un mandato puro, no sometido a ninguna condición, y las obligaciones de pago son de carácter solidario, en los casos en que como consecuencia de la creación de la letra de cambio sean varios los obligados al cumplimiento del mandato.

Otras noticias de interés

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.