Redacción Gedesco | 31 Enero 2016 |

Las características de una operación de confirming

Las principales características de una operación de confirming

El confirming podría definirse como el instrumento de financiación opuesto al factoring. Se trata de una fórmula financiera a través de la cual una empresa contrata a una entidad financiera para que sea ésta quien se encargue de la gestión de sus pagos a proveedores. En esta operación, destaca por encima de todo el ofrecimiento a esos proveedores de una línea de financiación que les permita cobrar con antelación, de manera que la empresa pueda abonarles en tiempo y forma las cantidades adeudadas.

Características generales del confirming

El confirming es una forma de externalizar la gestión administrativa de los proveedores de una compañía, y dejarla en manos de una entidad financiera, para que ésta ofrezca a los proveedores o clientes de la empresa el cobro anticipado de sus facturas, en las condiciones que se determine. Esto supone estar al día en las cuentas, además de mantener buenas relaciones con clientes y proveedores.

No existe un importe mínimo o máximo en una operación de confirming. Aunque la entidad financiera sí puede delimitar el importe máximo de los pagos y, sobre todo, de los importes que anticipará a los proveedores, en función del riesgo que vayan a asumir.

Se trata de un método de pago garantizada. Una vez las facturas se han aceptado y se ha comunicado la anticipación de estas, la entidad puede proceder al pago. En líneas generales, cuando una empresa firma un acuerdo de confirming con una entidad financiera suele tener una duración de un año, con opción a renovación.

Tipos de confirming

Existen dos tipos de confirming que una empresa pueda contratar con una entidad:

  • Confirming sin recurso. Bajo esta modalidad, es la empresa de confirming la que asume totalmente el riesgo de impago del deudor. Si el deudor no paga, la empresa de confirming asume ese impago.
  • Confirming con recurso. En este caso, las empresas no asumen el riesgo de impago del deudor. Para ello, solicitan al cliente la firma de un documento, de un aval o de una fianza que garantice el adelanto recibido.

Ventajas de esta solución financiera

El confirming tiene una serie de ventajas y cuestiones que debe tener en cuenta el empresario. Por un lado, como principales beneficios destacamos:

  • Es un instrumento financiero que permite simplificar y, sobre todo, optimizar la gestión de pagos.
  • Se trata de una forma de mejorar la solvencia de una empresa y tener una muy buena imagen ante los clientes y proveedores, lo que permite una mayor capacidad de negociación con ellos.
  • Se consigue una mayor flexibilidad empresarial, dado el carácter automático del instrumento.
  • Permite la recompra de sus propios compromisos de pago.

Por lo tanto, el nacimiento y aplicación del confirming tiene una línea contraria a la del factoring, de ahí que, como explicábamos en el inicio del artículo, se les considere como acciones opuestas. Mientras que el factoring es solicitado por el emisor de la factura, el confirming lo solicita el receptor. En ambos casos, el objetivo es facilitar el cobro en tiempo y forma, aunque la diferencia la marca el contratante.

Y, en consecuencia, se modifica el hecho contratado. Es decir, quien contrata una solución de confirming es el receptor de una factura, de manera que lo que está cediendo es la gestión de sus pagos. En el factoring, quien contrata es el emisor de manera que lo que está cediendo son sus derechos de cobro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.