Redacción Gedesco | 16 Mayo 2014 | Economía para todos

La efectividad de las bonificaciones a la contratación

incentivos-contratación-bonificaciones-efectividad-reforma-ayuda-tarifa-plana

Según el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) el principal problema que preocupa a los españoles es el paro. Y es que pese a que desde diversos ámbitos se apunta a que ya estamos en el camino de la recuperación, todavía este dato dista de comenzar una tendencia decreciente relevante.

¿Cómo solucionarlo? ¿Cómo incentivar la contratación?  Debido a la limitación de recursos con los que cuentan las empresas en la actualidad no se trata de una tarea sencilla. Precisamente con el objetivo de disminuir el paro existen numerosas bonificaciones o reducciones por contratar a las que pueden acogerse las empresas.

¿Ayuda o impedimento?

Sin embargo, aunque a priori cualquier bonificación a la contratación pueda parecer beneficiosa, si existen demasiadas puede resultar tal lío que al final se opte por el camino más rápido y no se contrate a nadie. Aunque igual no se llegue a estos extremos, sí que es cierto que en España existen una gran cantidad de alicientes a la contratación, en concreto, 54 bonificaciones y 22 cuotas de reducciones sociales.

Por tanto, si hay tal cantidad de motivaciones para contratar, ¿por qué no se hace? ¿Por qué al preguntar a los empresarios siguen sin estar contentos con las reformas que se hacen? ¿Realmente son efectivas estas medidas o solo suponen un aumento del gasto público? La solución a todos estos interrogantes pasaría por una simplificación de las medidas, de manera que estuvieran bien estructuradas. En este sentido, Tomás Burgos, secretario de Estado de Seguridad Social, aseguró que habría que abordar una reorganización de las bonificaciones a la contratación.

Sectores con mayores incentivos

Existen contratos para favorecer la contratación de determinados colectivos, como mujeres, discapacitados, mayores de 45 años, víctimas de terrorismo, de violencia de género, etc., pero de entre todos ellos, uno de los que cuenta con mayores incentivos a la contratación son los jóvenes. Ello se debe a que, como ya es sabido, los jóvenes han sido uno de los grupos de población más golpeados por la crisis, con una tasa de paro por encima del 50%.

Desde contratos formativos o en prácticas a indefinidos, el reglamento recoge una batería de posibilidades con reducciones para aquellas empresas que incorporen a sus plantillas a trabajadores menores de 30 años.

Pese a ello, las peticiones de los empresarios van por la línea de realizar bonificaciones generalizadas a la contratación y no solamente de ciertos colectivos. Algo que se asemeja a la tan sonada tarifa plana que anunció la ministra Fátima Báñez recientemente.

Otras noticias de interés

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.