Si de innovaciones radicales se trata, no hay mejor sinónimo que el Blockchain, este sistema de datos protegidos e incorruptibles se ha convertido en la estrategia ideal para cualquier tipo de negocio. A pesar de que su invención data de la década de los 90, su repunte tuvo lugar en el 2008 con la llegada del Bitcoin y el auge de las criptomonedas que han cambiado por completo el sistema financiero de los últimos años, es por esto que la tecnología Blockchain se considera la más disruptiva hasta los momentos.

¿De qué trata el Blockchain?

Profundizar en cada detalle de la tecnología Blockchain no es algo que se pueda lograr de la noche a la mañana, y es que para muchos resulta un sistema intrincado difícil de entender. Pero, no tiene por qué ser así, pues como todo sistema tiene fundamentos básicos a partir de los cuales se levanta su gran dominio, y con tan solo conocer sus principios, es posible entender su filosofía y cómo ha encajado tan bien con los servicios financieros actuales dominados por las Fintech.

En el caso de la tecnología Blockchain, no hay que ir muy lejos, debido a que la misma palabra otorga una antesala de su principio. Se trata de una “cadena de bloques” donde se almacenan y comparten diferentes transacciones sin participación de intermediarios o terceros. Si se ve desde el punto de vista tangible, el sistema se asemeja a un gran libro de contabilidad donde se registran todas las transacciones con la salvedad de que son incorruptibles, pero sí pueden ser verificadas de forma segura y pública.

¿Cómo está conformado el Blockchain?

Al ser una cadena de bloques con información de transacciones, es preciso conocer cómo está conformada la “anatomía” de cada bloque y así comprender cómo es posible su perfecto funcionamiento y el por qué resulta un sistema incorruptible. En primer lugar, cada bloque contiene información específica de las transacciones u operaciones, como por ejemplo la cantidad, el emisor, el receptor y la fecha, entre otros. En segundo lugar, cada bloque está identificado con un único número de identificación que se conoce como Hash, y que no se puede repetir en ningún otro bloque.

Por último, además de su propio Hash, cada bloque contiene el Hash o código alfanumérico de su bloque antecesor y predecesor, por tanto, los bloques quedan entrelazados de forma exacta creando una cadena inhackeable. Pero, ¿por qué es inhackeable? La respuesta es sencilla, cada código alfanumérico se genera según el contenido específico de cada bloque, entonces, si la información del bloque es alterada, inmediatamente se modifica el Hash y por consiguiente, se produce una alteración en el resto de la cadena, pues ese bloque dejaría de encajar a la perfección.

El daño del Blockchain sería de conocimiento público para el resto de usuarios que conforman la base de datos de esa cadena, esta es una de las ventajas más transparentes de esta tecnología, que son los mismos usuarios los que validan y certifican su efectividad sin intervención de terceros o grandes instituciones. Es por esto que la combinación del Blockchain y las Fintech representa el binomio más perfecto y equilibrado en lo que respecta a tecnología de servicios financieros modernos, innovadores, eficaces y seguros.

La tendencia financiera perfecta, eficaz y segura

Años atrás, pensar que se podía realizar cualquier tipo de transacción financiera sin pasar por todos los pasos tradicionales de la banca, era difícil de creer. Lo cierto es que la tecnología ha superado cualquier horizonte de aplicación, y el dinero no es la excepción. Aunque, muchos aún continúan escépticos de entregar sus transacciones al dominio de las innovaciones tecnológicas, ya no hay forma de regresar al pasado, las bases establecidas se levantan de forma constante y vertiginosa.

La irrupción del Blockchain es tan inminente, que la banca tradicional ha tenido que ceder y sujetarse a las nuevas innovaciones tecnológicas. Por ello, cada vez es más notoria la inclusión de equipos expertos en Blockchain para empaparse de la situación. No obstante, en pro de la optimización de los servicios financieros, las Fintech juegan un papel importante e imprescindible de la mano del Blockchain. El ejemplo más evidente y de mayor auge, es el mercado de bitcoins y criptomonedas; sin embargo estas dos grandes herramientas se aplican con éxito otras ramas como sistemas de pagos, big data, finanzas personales, crowdfunding y crowdlending y más.

Sin duda, las entidades financieras tradicionales han puesto todas las cartas sobre la mesa en lo que respecta a las nuevas tecnologías financieras con la intención de incorporarse de forma fluida a la tendencia del binomio entre Blockchain y Fintech. Este nuevo reto ha dado valor a los servicios ya existentes y otorga mayor dominio a los clientes sobre sus finanzas, cumpliendo así el deseo de muchos a la hora de dejar a un lado los intermediarios.

Pronóstico de la alianza entre Blockchain y Fintech

A pesar de que la estrategia se posiciona con robustez, muchos la relacionan con un futuro muy prometedor pero algo incierto, y es que, cuando se habla de tecnología, cualquier cosa puede suceder. Sin embargo, las estadísticas apuntan que en un plazo cercano a dos años, cerca del 77% de las Fintech podrían haber incorporado el blockchain a sus sistemas de gestiones financieras, mientras que los negocios de pago tendrían una incorporación mayor del 90%.

Por ahora, resulta un buen pronóstico, sobre todo para los fieles usuarios de la banca, que gracias a la automatización de estas invenciones, pueden prescindir de intermediarios a la hora de ejecutar sus operaciones financieras. Por si fuera poco, los usuarios gozan de la seguridad y el respaldo que el blockchain ofrece a sus transacciones, ya que al ser un sistema basado en cadena de bloques, resulta incorruptible y al mismo tiempo eficaz y rápido. No cabe la menor duda que este binomio representa una de las mejores alianzas para potenciar los servicios financieros de cualquier negocios y ofrecer nuevas formas de satisfacer las necesidades de los usuarios.