Redacción Gedesco | 28 Marzo 2014 | Consejos para empresas

Estrategia de benchmarking para mejorar la competitividad

benchmarking-competitiviadad-mejorar-directivos-adaptar

En el entorno económico en el que nos encontramos es fundamental aumentar la competitividad por todas las vías posibles. En función de la empresa, habrá que elegir unas técnicas determinadas de mejora de la competitividad que sean más acordes con la situación del negocio, desde una estrategia de internacionalización a un aumento de la inversión en I+D.

Una estrategia que cada vez tiene más influencia en el sector empresarial y que en España a veces no se tiene muy en cuenta es el benchmarking. Si bien es cierto que es una técnica difícil de utilizar en los pequeños negocios, las grandes empresas pueden salir muy beneficiadas si la utilizan.

Cómo utilizar el benchmarking

Para aquellos que todavía no lo hayan puesto en práctica, el benchmarking es un proceso mediante el cual se buscan y se identifican aquellas técnicas o estrategias de la competencia que se pueden aplicar a nuestro propio negocio. Se trata de ver cómo llevan a cabo sus procesos de producción, por qué se caracterizan, por qué triunfan y ver qué podemos aprovechar nosotros. Sin embargo, no tiene que tratarse solo de competidores, también se puede optar por buscar empresas de distintos sectores que puedan haber tenido los mismos problemas que nosotros y ver cómo lo han afrontado.

Es importante recalcar que no se trata de copiar, sino de adaptar. Y es que no todas las técnicas son adecuadas para cualquier tipo de empresa. El primer paso del benchmarking es la recogida de información, pero es igual de importante que después se lleve a cabo un análisis de cómo aprovechar esos datos y ver si realmente los podemos aplicar a nuestro modelo de negocio.

Una formación en auge entre los directivos

Con el aumento de la competitividad y la reducción de las posibilidades de trabajo en el territorio nacional, han aumentado los directivos que deciden ampliar su formación. De hecho, según un estudio de Deloitte del 2010 la formación en los altos directivos con el objetivo de potenciar sus carreras profesionales tiene cada vez mayor calado. Además, la implicación de este perfil de formación es total, ya que un 89 % de la alta dirección que realiza estos estudios, lo hace de forma presencial.

Entre las disciplinas que los grandes directivos de empresas están mejorando están los idiomas, el marketing, los recursos humanos y, precisamente, el benchmarking. Y es que si en el panorama actual hay pocas empresas que consiguen triunfar, puede ser muy útil saber por qué están ahí y aplicarlo a nuestra empresa.

Otras noticias de interés

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.