Redacción Gedesco | 13 Octubre 2016

Cuatro vías para conseguir avales para licitaciones internacionales

Opciones que tienen las empresas para acceder a licitaciones internacionales

Las licitaciones son procesos administrativos que se realizan con el objetivo de que un organismo público adquiera  suministros, servicios o ejecute obras. Dicho de otro modo, cuando un organismo oficial o entidad pública quiere realizar una obra o necesita de un servicio, publica una licitación con un pliego de condiciones, de manera que las empresas interesadas puedan optar a estos proyectos, si cumplen esos requisitos.

Formar parte de un proyecto público conlleva importantes beneficios. Suelen ser contratos de cantidades relevantes, y que aseguran trabajo durante un largo periodo de tiempo. Lo mismo ocurre en el caso de licitaciones internacionales, que son proyectos, si cabe, de mayor tamaño y que pueden ofrecer interesantes oportunidades para el sector privado.

Sin embargo, para poder acceder a este tipo de licitaciones es necesario contar con financiación, ya que el pliego de condiciones que se suelen exigir requieren contratar personal, invertir en material o maquinaria, etc. También es necesario hacer frente a las Garantías, cantidades que se exigen durante la licitación o ya en la selección de la corporación. Sirven para que el organismo público esté cubierto frente a situación de incumplimiento de contrato por parte de la adjudicataria.

Financiación para conseguir avales para licitaciones internacionales

En definitiva, puede ser necesario recurrir a financiación, y existen diferentes organismos que ofrecen avales para poder acceder a estas licitaciones internacionales. Vamos a exponer algunos de los más destacados.

  • ICEX. El Instituto de Crédito Exterior tiene líneas de apoyo para acceder a licitaciones internacionales. El objetivo es fomentar que las empresas participen en proyectos del exterior. Para ello estas líneas financian los gastos de preparación, presentación, seguimiento de concursos, etc.
  • ICO/ SGR/ SAECA. Este tipo de financiación está dirigida a profesionales autónomos y empresas que cuenten con el aval de una Sociedad de garantía Recíproca (SGR) o de una Sociedad Autónoma Estatal de Caución Agraria (SAECA), y que realicen inversiones o tengan necesidad de liquidez. Para poder acceder a ellas, la empresa debe realizar inversiones fuera de España, pero tener sede social dentro de nuestro país.
  • ICO Garantías Internacionales. Estos avales pretenden potenciar la internacionalización de las empresas españolas, por lo que ofrecen la garantía bancaria ICO de manera que puedan participar en licitaciones internacionales. Para ello, el Instituto de Crédito oficial (ICO), tiene dos programas:
  • Programa ICO – garantías internacionales. El ICO otorga una garantía bancaria a una empresa para que pueda participar en procesos de licitaciones, además de firmar contratos con el exterior en los que sea necesario aportar garantías. La solicitud la tramita el ICO directamente, emitiendo cuatro tipos de garantías posibles:
    • De licitación
    • De cumplimiento.
    • De pago anticipado.
    • De los defectos o de mantenimiento.
  • Línea ICO garantías internacionales. En esta línea el ICO otorga una garantía bancaria a proyectos que previamente han sido garantizados por Entidades de Crédito españolas. El riesgo de la financiación con las empresas lo asumen las entidades de crédito, quienes también son las que deciden si se otorga la garantía y cuál de ellas (los mismos tipos que en el programa anterior)
  • Avales técnicos. Existen entidades financieras que facilitan a las empresas el aval provisional necesario, hasta que la licitación sea adjudicada. En este caso, se puede optar a una garantía provisional o una definitiva, en función del tipo de contrato. En el primer caso, se exige a las empresas una garantía que responda del mantenimiento hasta que se adjudique la licitación. Se suele determinar una garantía provisional del 3% del contrato. Esta garantía se devuelve a los licitadores cuando se adjudica el contrato.

Por otro lado, tenemos las garantías definitivas, dirigidas a las empresas que se encuentran en la fase final de adjudicación. Como hemos comentado, el objetivo de estas garantías es que el organismo público quede cubierto ante posibles daños que pueda generar la adjudicataria. Por ejemplo, defectos de obra, retrasos o imposibilidad de cumplimiento de contrato.

Este artículo pertenece a la categoría: