Redacción Gedesco | 30 Agosto 2016

¿Por qué hay menos autónomos a pesar del turismo?

En épocas estivales suele crecer el número de autónomos

Los meses de verano son tradicionalmente positivos en lo que a empleo se refiere. España es el tercer país del mundo que más visitantes extranjeros recibe. Los españoles, además, aprovechan las vacaciones para visitar diversas zonas turísticas del propio país, revitalizando zonas de playa y otras áreas que, durante el resto del año, apenas tienen actividad. En definitiva, el sector turístico tira del empleo en estos meses, lo que suele aportar buenas cifras en torno al desempleo.

El turismo también influye en el empleo autónomo. Son muchos los que aprovechan para darse de alta justo en esta época del año, para reactivar un negocio de restauración que permanece cerrado durante otras épocas. Al margen de nuevos emprendedores, con nuevas ideas relacionadas con el sector turístico y que deciden ponerlas en marcha bajo la figura del autónomo. Sin embargo, este año el empleo autónomo ha caído de forma drástica en el mes de julio. ¿Por qué?

Hemos realizado un análisis de las cifras que ha aportado la Unión de Profesionales y Trabajadores Autónomos (UPTA), asociación que ha profundizado recientemente sobre este asunto, con las siguientes conclusiones.

Se esperaba más del turismo

Según reconoce el secretario general de UPTA, Eduardo Abad, el mes de julio es un mes en el que, tradicionalmente, caen los autónomos. Esto se debe a que muchos empleados por cuenta propia deciden darse de baja durante uno o dos meses, en función de las vacaciones de verano que vayan a tener, o del tiempo en el que estiman que el movimiento de su negocio va a ser menor. El objetivo de esta acción es ahorrarse la cuota de autónomos que, sin ayudas de por medio, oscila entre los 260 y los 290 euros, en la mayoría de los casos.

Ante esta caída, el sector turístico ha sumado un total de 2.500 nuevos autónomos. Sin embargo, se esperaba un incremento superior, tanto del ámbito hostelero como del sector servicios. Un incremento que no ha llegado y que, en consecuencia, no ha servido para compensar la fuerte caída que ha llegado desde otros sectores, como por ejemplo la educación

Sangría de autónomos en educación

Este sector pierde 4.000 empleos por cuenta propia. Una caída que otras asociaciones que defienden los derechos de los autónomos han atribuido a la falta de Gobierno y estabilidad, y a la estacionalidad de los negocios educativos que, con el fin del curso escolar, no tienen opciones de continuar su actividad en los meses de verano.

En conclusión, se puede aseverar que ha habido dos problemas que han jugado en contra de la estabilidad del empleo autónomo en el mes de julio. En primer lugar, se esperaba un mayor tirón de ámbitos tradicionalmente fuertes en esta época del año, como es el caso del turismo. Por otro lado, se estanca de forma considerable el sector educativo, confirmando una fuerte fluctuación e inestabilidad.

El único dato positivo tras el análisis de los datos lo encontramos en el aumento de autónomos extranjeros. Las afiliaciones a este Régimen desde este colectivo aumentan en 700 trabajadores durante el mes anterior. Subida que tampoco ha servido para compensar los malos datos anteriormente mencionados, y que han servido para obtener el primer mes, en 2016, con  caída del empleo autónomo.

Este artículo pertenece a la categoría: