Redacción Gedesco | 11 Diciembre 2015 |

Qué es y cómo funciona el ASNEF

Qué es y cómo funciona el ASNEF

 

Las siglas ASNEF se refieren a Asociación Nacional de Establecimientos Financieros de Crédito. Dicho así, no queda del todo claro a qué se dedica exactamente esta Asociación, por lo que pasamos a explicarlo con otras palabras. Básicamente, ASNEF es un fichero de morosos.

En España, hubo una época en donde los usuarios de servicios de telefonía móvil, cuando se negaban a pagar alguna cuota por considerarla injusta, eran amenazados con ser incluidos en un fichero de morosos. Si, en alguna ocasión, te has visto envuelto en un problema de este tipo, donde querían inscribirte sería probablemente en el ASNEF.

Existen otras bases de datos de este tipo, como por ejemplo, el RAI (Registro de Aceptación Impagadas). Este otro es también un lugar en el que se inscriben a aquellas personas o empresas que tienen deudas contraídas y no se han hecho cargo de ellas.

Básicamente, sirven para valorar la solvencia de una persona o entidad. Si, por ejemplo, vamos a solicitar un préstamo al banco y estamos incluidos en este tipo de ficheros, el banco dudará de nuestra solvencia, pues tenemos una deuda contraída que no hemos satisfecho. Lo más probable, en este caso, es que no nos concedan el préstamo o incluso otros servicios bancarios, como por ejemplo una tarjeta.

Bien es cierto que esta deuda puede deberse, como en el caso del teléfono, a facturas con cantidades muy pequeñas y que son fruto de un desacuerdo con el emisor de esa factura.

Aunque existen mecanismos para protegerse frente a estos casos, lo cierto es que si no se salda la deuda se puede estar, en el caso de ASNEF, hasta seis años en estas listas. Es decir, seis años en donde se sospechará de nuestra capacidad financiera. De ahí que muchas empresas amenacen con este tipo de acciones, y de ahí que muchos clientes prefieran pagar y luego reclamar, en lugar de no abonar la cantidad y arriesgarse a estar durante años como un pagador dudoso.

 

Cómo funciona

En el ASNEF puede entrar una empresa aunque no haya reconocido la deuda. Esta es la principal diferencia con el RAI. Éste último se centra en el impago tras haber intervenido en el proceso un documento como la letra de cambio, un cheque o un pagaré. Es decir, en algún momento del proceso de pago, la empresa reconoció a otra mediante alguno de estos documentos su obligación de abonar la cantidad en ellos referida. Y luego no pagó, de manera que es denunciado e incluido en el RAI.

En el ASNEF, sin embargo, basta con una factura. Si yo emito esta factura y no se me abona, el que no paga puede ir a este otro fichero de morosos, independientemente de que se reconozca o no la deuda. En otras palabras, y para entendernos, se podría decir que el incluido en el RAI es moroso con mayor garantía de serlo,  que la entidad que se encuentra en ASNEF, porque en este último caso existe la posibilidad de que la deuda exigida no sea justa.

Cómo saber si una empresa está o no en el ASNEF

Según la Ley, debemos ser notificados de que nuestra empresa (o una persona) ha sido incluida en el ASNEF hasta treinta días después de realizarse la inscripción. A partir de aquí, el afectado tiene la posibilidad de abonar durante treinta días la deuda contraída, siendo eliminado del fichero en diez días. Si no lo hace, y como hemos comentado, pasará a estar declarado como moroso durante seis años.

En el caso de no tener notificación, se puede poner en contacto con Equifax (empresa que gestiona la base de datos de ASNEF), y solicitar una consulta de sus datos vía correo electrónico o fax.

Cómo salir de ASNEF

En realidad ya se ha dado respuesta a esta pregunta. Mientras no se pague, los datos de la empresa o persona no serán eliminados del ASNEF. Hasta hace unos años, empresas y personas han dependido casi al 100% de créditos bancarios para financiarse.

Esta situación ha cambiado mucho, con el crecimiento de entidades y soluciones financieras alternativas que no tienen en cuenta el ASNEF, de manera que hoy es posible encontrar financiación más allá de que se esté o no incluido en este fichero. Algo fácil de entender, especialmente para las personas que se encuentren en él simplemente por no haber abonado una factura de teléfono con la que, quizás, no se está de acuerdo o se debe a un error del propio emisor.

 

¿Es lo mismo que el RAI?

RAI (Registro de Aceptaciones Impagadas) y ASNEF son las dos listas o registros de morosos más usadas en España por las empresas y las entidades de crédito para comprobar la solvencia de sus clientes o potenciales clientes. Por lo tanto respondiando a la pregunta: No son lo mismo, son dos listas diferentes.

Sus siglas responden a Registro de Aceptaciones Impagadas, gestionado por la asociación de cajas de ahorros y bancos de España, y Asociación Nacional de Entidades de Financiación, lista gestionada por la empresa Equifax, S.L.

Las listas no son de público acceso. Sólo las entidades o empresas asociadas a RAI y ASNEF, que han contratado sus servicios, pueden tener libre acceso. También lo pueden tener los incluidos como morosos, por razones obvias, ya que según la Ley tienen derecho de acceso, rectificación y cancelación.

¿Cuáles son los motivos para estar dentro del RAI o ASNEF?

Para ser incluido en una de estas dos listas, no hace falta que se sea un insolvente, mal pagador o gran moroso. Basta no pagar una factura del móvil o un requerimiento de pago de un euro, pues no hay un límite mínimo y con que la empresa que pretenda cobrar denuncie el caso a ASNEF o EQUIFAX, informando de los datos del moroso.

Eso sí, se han de cumplir una serie de requisitos como son la comunicación por escrito al moroso de su inclusión en la lista y la concesión previa de un plazo de 30 días para saldar la deuda antes de incluirlo.

En este período, si la persona salda su deuda debe ser excluida de la lista antes de 10 días. Si por el contrario persiste el impago, pasará a formar parte de la lista por un período de ¡6 años! en caso de ASNEF, y de 30 meses en caso del RAI. Si posteriormente se salda la deuda, será el mismo deudor el que deberá comunicárselo a ambas sociedades aportando las pruebas pertinentes del pago, para que le excluyan.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.