Redacción Gedesco | 30 Junio 2016 | Financiación Soluciones Financieras

¿Qué es el Arrendamiento Financiero?  

 

¿Qué es el Arrendamiento Financiero?  

Al hablar de arrendamiento financiero en realidad se hace referencia al concepto inglés de leasing. Este término se refiere a un alquiler, un arrendamiento, con opción final de compra. Este tipo de contrato lo utilizan sobre todo las PYMES (pequeñas y medianas empresas) pues al final es una fórmula de financiación. Permite reducir el gasto y mejorar la liquidez de la corporación, sin minimizar por ello las opciones de uso de un determinado bien que pueda ser determinante para la producción o el desarrollo general de la empresa.

Dicho de otro modo, el arrendamiento financiero lo que permite es probar un producto, sacarle todo el partido, y decidir más tarde si se desea comprarlo. Se financia la compra de un bien a través de un contrato durante un tiempo concreto y, cuando este termina, el comprador tiene tres opciones sobre ese bien.

La primera opción es comprarlo. De esta forma se paga un valor residual, el que se desprende de aplicar la diferencia entre el precio de compra (más los intereses) y el dinero que ya has pagado por su alquiler. Lo que también se puede hacer es prolongar el contrato, de forma que se continúa con el arrendamiento del bien durante más tiempo. La última opción es devolverlo y no ejecutar la compra final.

Algunos ejemplos de bienes en los que se utiliza el arrendamiento financiero son en coches de empresa o en maquinaria industrial.

Lo que ofrece el arrendamiento financiero

Este tipo de contrato, que ofrece la capacidad de compra sobre un bien tras un periodo de alquiler, permite financiar la inversión por completo y además no forma parte del riesgo comercial financiero porque el bien no se compra, solo se alquila.

Esto a efectos bancarios, significa que no hay riesgo financiero. Con el arrendamiento también se pueden obtener ventajas fiscales, pues las cuotas de amortización pueden valorarse como gasto tributario, y el valor total de los bienes arrendados (un coche de empresa, la maquinaria, etc.), puede deducirse como gasto.

No obstante lo que no puede aplicarse es el pago del valor residual del bien, si se lleva a cabo la compra final.

Por otra parte, el contrato de arrendamiento tiene que cumplir una serie de requisitos como son la opción de compra y tener una duración que no baje de los dos años para bienes muebles y de 10 años para bienes inmuebles. Las cuotas deben figurar en el contrato, de tal manera que se distinga entre recuperación del coste del bien y la carga financiera.

Comparación entre leasing y renting

Diferenicias entre Leasing y Renting

Debemos tener en cuenta ante todo que el arrendamiento financiero y el renting son dos conceptos muy parecidos pero que tienen una diferencia clave: el renting no conlleva una posible compra final del bien que se alquila.

El arrendamiento financiero está pensado para actuar en bienes que puedan ser empleados en una actividad económica, lo que quiere decir que se aplica solo a empresas. Esto no ocurre en el renting. Éste puede llevarse a cabo tanto empresas como particulares. Se trata de una mera operación de alquiler, por lo que la empresa que ejerce el arrendamiento no tiene, en ningún caso, una opción de compra final del bien.

En el caso del renting se puede hablar de unas ventajas que se incluyen en la cuota que se paga al mes. Si ponemos el ejemplo de un coche, se incluye en este alquiler su mantenimiento, el pago de los impuestos sobre su uso (como el impuesto por circulación), y el seguro. Estos servicios se pueden ampliar, pero depende del tipo de contrato. Esto no se contempla en el caso del arrendamiento financiero, salvo casos excepcionales, por lo que es lógico que las cuotas del renting sean más altas de forma general.

Lo que también distingue a arrendamiento financiero y renting es la duración del contrato. En el caso del arrendamiento, como ya se ha hecho mención, el mínimo de tiempo estipulado son dos años en bienes muebles y diez en inmuebles. Se mueve en contratos de largo plazo.

El renting, por su parte, tiene contratos más flexibles que se acercan al medio plazo y existe un compromiso de devolución en caso de que surjan problemas, pero el estado debe ser adecuado. No obstante, en ambas circunstancias se permite la renovación del contrato del bien.

Beneficios fiscales del arrendamiento financiero

En el arrendamiento financiero existen una serie de beneficios fiscales. Pero, para acceder a ellos, el contrato debe cumplir una serie de requisitos. En primer lugar, el arrendador en cuestión tiene que ser una entidad de crédito o una entidad financiera.

El bien arrendado debe estar relacionado, en todo caso, con la actividad que se estipula en el contrato. Cada bien puede ir dirigido a desempeñar actividades diferentes, pero debe estar ligado siempre a la que figura en el contrato de arrendamiento.

También deben aparecer en el contrato los intereses a pagar y la parte de recuperación del coste del bien, que ha de ser igual o creciente según el tiempo que dure el contrato.

En el arrendamiento financiero es muy importante fijar siempre una opción de compra. De no hacerlo así, la figura en sí misma no tiene sentido para las partes, y tampoco podría accederse a los beneficios fiscales derivados de esta figura. Además debe figurar la opción de prolongar el arrendamiento en cuestión. Por último, el valor neto fiscal tiene que ser mayor que la opción de compra, pues este valor es el resultante de reducir el precio de la adquisición.

 

Otras noticias de interés

  • Así funciona una operación de rentingAsí funciona una operación de renting El renting es un contrato de alquiler donde el arrendador cede el uso de un bien durante un tiempo prolongado a cambio de una contraprestación. Cualquier persona puede acceder a este tipo […]
  • Ayuntamientos que peor pagan en EspañaAyuntamientos que peor pagan en España Los ayuntamientos en España tienen unos de los peores datos en cuanto a los retrasos en los pagos, situándose por encima de los 100 días. Ante la problemática de la morosidad, las […]
  • Alternativas cuando un banco dice no a una pymeAlternativas cuando un banco dice no a una pyme Cuando una empresa se plantea ampliar el mercado, abrir nuevas oficinas, invertir en investigación o contratar trabajadores necesita una inyección de liquidez para hacer frente a los […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.