descontamos pagarés de esta empresa
Javier M Garcia | 27 Septiembre 2013 | Casos de éxito

ALSA, el gigante del transporte que se mueve con paso firme

Captura del alsa.es

Fue la primera empresa española en penetrar en el entonces desconocido mercado chino. Eso fue allá por 1984, cuando eran pocas las compañías europeas que habían descubierto este mercado. Ese fue un espaldarazo importante para una empresa que nació en Asturias en 1923 y que desde entonces no ha dejado de crecer tanto en el mercado nacional como en el internacional. ALSA es un fijo cuando se habla de casos de éxito. Pero no todo ha sido un camino de rosas. La empresa nació con el nombre cuyo acrónimo se popularizó y le acompañó al éxito: Automóviles Luarca S.A. La actividad de ALSA está vinculada hasta nuestros días con la familia asturiana Cosmen, que se había dedicado al transporte de personas desde el siglo XVIII.

Expansión internacional, venta y mirada al interior

El desarrollo de ALSA está muy vinculado al contexto geográfico donde surgió la empresa. Su pronta internacionalización se debió a la emigración asturiana a Francia, Bélgica y Suiza, aunque para ese momento ya monopolizaban la ruta Oviedo- Madrid. El caso de ALSA es bastante particular, pues su expansión hacia el exterior se produjo antes de poner sus ojos en el mercado nacional de fuera de Asturias. En 2005 ALSA fue vendida al gigante británico National Express por 670 millones de euros, aunque la familia Cosmen se reservó el 10 % del accionariado, los negocios en Asia y la división ALSA Rail. Eran momentos difíciles para la empresa cuyo nuevo propietario tuvo que hacer frente a importantes deudas. Y ahí empezó la expansión por España. Primero con la empresa pública de autobuses Enatcar y después con Continental Auto, lo que le dio un 15 % de la cuota de mercado.

Diversificación de la actividad con buenos resultados

Pero no sólo de autobuses vive ALSA. A pesar de contar con más de 30 filiales sólo en España de autocares urbanos, regionales, nacionales e internacionales, el grupo también opera en el sector ferroviario en Madrid, Málaga y Asturias. Esa diversificación se plasmó en una alianza firmada con la francesa Keolis para optar a concesiones que requieren un volumen que ninguna de las dos alcanza por separado. En el año 2012 el grupo ALSA tuvo unos ingresos de 659 millones de euros con un beneficio de explotación de 103 millones. Entre todas sus divisiones, en esa misma fecha, empleaba a casi 7.500 personas en todo el mundo. Un gigante del transporte para el que no existen fronteras.

Foto | Web oficial de ALSA

Otras noticias de interés

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.