descontamos pagarés de esta empresa
Redacción Gedesco | 26 Septiembre 2014 |

Alpargatas Castañer, la renovación como clave del éxito

empresa-familiar-internacionalización-alpargatas-renovación-éxito

¿Quién no tiene o ha tenido alguna vez unas alpargatas en su fondo de armario? Hoy hablamos de la familia más influyente y revolucionaria en el mundo de la alpargatería, la familia Castañer, que ha conseguido consolidar su empresa gracias a la evolución e internacionalización de sus productos.

Una gran andadura bajo sus pies

Esta empresa familiar catalana se puso en marcha en 1927, cuando Luis Castañer y su primo Tomás Serra pusieron en marcha un taller de alpargatas. Durante la guerra, la empresa fue nacionalizada y en la posguerra la empresa tuvo que pasar por el peor momento de su historia.

Fue en los 60 cuando la empresa comenzó a remontar, con la introducción de diferentes colores y la expansión de la alpargata como símbolo de la cultura mediterránea.

Sin embargo, no fue hasta los 70 cuando la firma dio el empujón definitivo, en el que como dato curioso, intervino ni más ni menos que Yves Saint Laurent. Todo sucedió en una feria en París donde Isabel y Lorenzo Castañer coincidieron con el diseñador francés, que les pidió que hicieran unas alpargatas con cuña para su firma. ¡Dicho y hecho! Castañer se convirtió en la primera empresa de calzado en realizar este diseño.

En 1994 la firma abre su primera tienda en Barcelona, a la que le seguirán otras muchas en todo el mundo como las de Madrid, París, Saint Tropez o Tokyo.

Diseño, lujo e internacionalización

Mucho ha cambiado la marca desde que elaborara las alpargatas para los campesinos y los soldados enviados al frente en la Guerra Civil. Hoy día Castañer es un símbolo de exclusividad y estilo en todo el mundo que premia ante todo el diseño y la practicidad. Este lujo no viene caído del cielo, ya que Castañer fabrica para firmas como Louis Vuiton, Gucci, Hermès o la ya mencionada Yves Saint Laurent.

Por su parte, la exclusividad también ha sido un valor que se han empeñado en cuidar, ya que la distribución de la producción no se hace a gran escala, sino solo en una selección de puntos de venta.

La internacionalización ha sido la clave que ha hecho posible este cambio. Y es que exportando a más de 30 países en el mundo, Castañer, todavía controlada por la familia del mismo nombre, elabora la mayor parte de su producción para venderla en el exterior, con un mercado ya consolidado no solo en Europa, sino también en Estados Unidos, en China y en Japón.

Foto | Web oficial de Castañer

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.