Si de expansión comercial se trata, una de las mejores estrategias que ha tomado vuelo con rapidez se centra en la idea de establecer sólidas alianzas con las Fintech a fin de ampliar el portafolio de servicios financieros y satisfacer las necesidades y requerimientos de los usuarios. No podía ser de otra manera, el auge tecnológico ha llevado a empresas emergentes y grandes corporaciones a poner en una balanza la proyección financiera que se puede obtener al seguir bajo el dominio de las herramientas tradicionales o las que podrían conseguirse con la inclusión del nuevo movimiento que ofrece la tecnología financiera a través de las Fintech.

En vista del panorama, las grandes instituciones financieras del mundo han modificado sus estrategias durante la última década, por tanto, no se trata de caer en una competencia, la intención es establecer una alianza saludable que permita consolidar un ecosistema justo y de provecho en pro de ampliar las ofertas financieras. Lo bueno de todo, es que estas alianzas no solo son compatibles con grandes empresas, pues las startups (empresas emergentes) son las que más han sacado provecho de esta estrategia.

La explicación es sencilla, las startups aportan esa versión fresca e innovadora basada en estrategias tecnológicas que complementan la amplia trayectoria de las empresas y permiten crear una sinergia estable que genera nuevas ofertas financieras, y que ante los ojos del mercado, son vistas con credibilidad y buen pronóstico de éxito.

Ventajas de las alianzas entre Fintech

Ha quedado claro que las alianzas que surgen entre empresas Fintech ofrecen sólidos resultados a la hora de alcanzar más personas gracias al gran portafolio de ofertas financieras que se generan, y que además se presenta como la nueva realidad del mercado global.

Aumento de ganancias

Esta es una de las ventajas más representativas y por la cual las alianzas con Fintech no parecen declinar en el mercado financiero. Es evidente, el ecosistema que se crea al incluir estas estrategias tecnológicas impulsan la oferta de nuevos servicios que se traducen en aumento de tráfico de clientes, y por consiguiente, a mejoras en la estabilidad financiera de los que participan en las alianzas.

Mayor credibilidad

Establecer alianzas con Fintech se considera una de las claves más contundentes que garantizan la proyección y el éxito de las ofertas financieras. Por si fuera poco, estas estrategias dejan a un lado los intermediarios, así que el cliente tiene total control sobre sus gestiones financieras. Esta acción genera mayor confianza hacia la empresa lo que respalda la credibilidad de sus servicios.

Estrategia rentable

Si algo ha traído la tecnología, es la reducción de tareas y la simplificación de operaciones reduciendo los costos y el tiempo de ejecución. Por tanto, resulta un sistema de ahorro más rentable para los involucrados, pues no requiere de la incorporación de recursos humanos ni de infraestructura especializada.

Igualdad económica

No es secreto para nadie que el mercado financiero cuenta con la competencia más aguerrida, y muchas empresas emergentes no tienen buen pronóstico en lo que respecta a la solidez económica. Por eso, las alianzas entre Fintech derriban estas limitaciones y permite una democratización de la economía a la cual todas las empresas pueden acceder con las mismas posibilidad de ampliar sus ofertas financieras de forma exitosa.

Facilita las tareas y la toma de decisiones

El hecho de compilar la solidez y trayectoria de una empresa junto a las innovaciones tecnológicas ofrece mejores alternativas para que los clientes ejecuten sus operaciones financieras de forma rápida, eficaz y efectiva sin importar si son autónomos o empresas.

Mayor flexibilidad y accesibilidad

Este tipo de ecosistemas permite potenciar la base de datos de cualquier empresa gracias a la amplitud de nuevos servicios y productos innovadores enfocados en llamar la atención de nuevos clientes.

Reconocimiento global

Una de las mayores ventajas de las alianzas que se consolidan con las Fintech es que favorecen la proyección de las ofertas financieras. Por tanto, los servicios pueden ser reconocidos en otras fronteras aumentando las posibilidades de expansión comercial.

Desventajas que se podrían presentar con las alianzas Fintech

Como todo, existen ciertos detalles que pueden presentarse en las alianzas con Fintech. Sin embargo, no se tomarían como fallas, sino más bien como posibles riesgos de los cuales no existe posibilidad de que lleguen a cumplirse.

Recelo por la seguridad de los datos

La tecnología ofrece muchas ventajas, pero también pone en riesgo otras acciones que pudieran verse vulneradas. Y es que, algunos escépticos consideran que el hecho de incorporar diferentes estrategias y medios tecnológicos para acceder a los servicios, podría favorecer el escape de información de los datos suministrados poniendo en riesgo la credibilidad de la empresa, el servicio ofrecido y la seguridad del cliente.

Puede existir incompatibilidad de dispositivos tecnológicos

Las alianzas con las Fintech amplían las ofertas financieras gracias a la incorporación de tecnología altamente resolutiva para las tareas de los clientes. Sin embargo, podría resultar excluyente el hecho de no contar con la disponibilidad de dispositivos tecnológicos que estén a la altura de las innovaciones más recientes. Por otra parte, la tecnología de estas alianzas requiere de banda ancha, y a pesar de ser un servicio reconocido a nivel mundial, aún existen muchas zonas que no cuentan con el acceso a la conexión, por tanto resultaría excluyente.

Podría poner en riesgo la toma de decisiones

La incorporación del sistema Fintech para crear alianzas incluye el uso de invenciones como la tecnología artificial o el aprendizaje de modo automatizado. Algunos consideran que este tipo de herramientas no son las más aptas a la hora de tomar decisiones en cuanto a gestiones financieras se refiere.

Disminuye la necesidad del recurso humano

Suena algo difícil de decir, pero no es secreto para nadie que la tecnología está sustituyendo el recurso humano y las alianzas con Fintech no son la excepción. Aunque podría ser contradictorio, pues también se ve como una ventaja a la hora de aminorar gastos. Lo que sí es cierto es que la tecnología avanza con tal rapidez, que algunos no tienen la posibilidad de seguir el ritmo.