Redacción Gedesco | 16 Julio 2013 |

Cómo reducir el gasto en seguros para la empresa

El gasto en seguros obligatorios de una empresa suele ser importante. Son gastos que no se pueden evitar, ya que existen tipos de seguros que deben contratarse por ley. Pero si la empresa se toma algún tiempo para elegir las mejores opciones se puede ahorrar bastante dinero. En este artículo hablaremos de qué tipos de seguros son obligatorios y cómo ahorrar en ellos.

El coste de una póliza de seguros para empresa dependerá de algunos factores como el tamaño, el sector económico al que se dedica, el número de trabajadores y trabajadoras y la existencia o no de activos como maquinaria o vehículos y el número de estos. Estas variables harán que el seguro sea más caro o más barato.

Seguros obligatorios para empresas

Legalmente una empresa debe contar con tres tipos de seguros obligatorios: uno de responsabilidad civil, uno para los trabajadores y otro para los vehículos. El seguro de responsabilidad civil garantiza que la empresa responderá ante cualquier daño que pueda derivarse de su actividad o de la de cualquiera de sus miembros en el desarrollo de su actividad laboral.

Además, el convenio colectivo de cada sector establece qué tipo de seguro debe contratar la empresa para tener cubiertos a sus trabajadores en caso de accidente, incapacidad permanente y fallecimiento. Por último, como ocurre en el caso de vehículos particulares, los vehículos de la empresa deben contar con un seguro obligatorio, que en función del uso que se les dé tendremos que evaluar si compensa más uno a terceros o un todo riesgo.

¿Cómo ahorro en los seguros de mi empresa?

Puesto que el gasto en seguros es periódico e inevitable, lo mejor será elegir el que más dinero permita ahorrarse a la empresa siempre que garantice la protección que nuestra compañía realmente necesita. Algunas veces ocurre que existen varias coberturas que se solapan y que se están pagando por duplicado en dos pólizas diferentes. Por eso, es recomendable negociar las primas y pedir presupuestos previos en varias aseguradoras.

Normalmente es más económico cuando se contratan varias pólizas con la misma compañía. El hecho de tener cada seguro con una aseguradora suele suponer un sobrecoste que la empresa podría ahorrarse negociando todas sus pólizas con la misma compañía. Aquí volvemos a insistir en la importancia de pedir un presupuesto previo y así poder comparar. Por último conviene no olvidar que el ahorro es importante, pero también lo es el servicio. En este sentido también hay que buscar la compañía que mejor se adapte a lo que la empresa necesita.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.